lunes 18.11.2019
ABUSOS SEXUALES EN LA IGLESIA

Los exseminaristas de La Bañeza exigen justicia para todos los casos de abuso sexual

Un total de 23 compañeros de las víctimas de La Bañeza temen que haya más afectados
Los exseminaristas de La Bañeza exigen justicia para todos los casos de abuso sexual

A. Domingo | Redacción

«Nuestro temor es que no todas las posibles víctimas hayan tenido el valor de hacerlo público». Un grupo de 23 ex alumnos del Seminario Menor San José, de la Bañeza, manifestó ayer su apoyo al exseminarista que, al igual que otros tres compañeros, sufrió abuso sexual por parte de uno de los sacerdotes del centro en el curso 1988/1989 y exigen una investigación que aclare si existieron otros casos.

«Como exalumnos y aun siendo muy pequeños, éramos conscientes de que aquella situación no era muy normal y no sabíamos cómo actuar debido a nuestra inocencia», señala el comunicado, en el que se aportan los nombres y apellidos de quienes cursaron sus estudios de segundo ciclo de Educación General Básica en el centro educativo de la Diócesis asturicense.

«El pederasta ya ha reconocido su ‘pecado’. Ahora pedimos que se manifiesten todos los demás, que, aun sabiéndolo, y teniendo el deber de meditar y evitarlo, no lo hicieron», reza el comunicado.

El Apoyo segoviano

En otro orden de cosas, el obispo de Segovia, César Augusto Franco, manifestó ayer su apoyo a la decisión del Obispado de Astorga de apartar del oficio al párroco de Tábara (Zamora), José Manuel Ramos. El prelado manifestó que esta medida «es la más normal y natural» en estos casos, recogía una información de la Agencia Efe.

«Es lo que hay que hacer», señaló el obispo en una rueda de prensa. En su opinión, la pena impuesta —que apartó este verano al presbítero de su puesto como párroco, además de imponerlo ejercicios espirituales de un mes y la atención a sacerdotes ancianos impedidos— «se ajusta a lo establecido canónicamente», indicó. El obispo de Segovia eludió entrar en más detalles sobre el asunto.

El escándalo sobre los abusos sexuales en el seminario menor de la Diócesis de Astorga se hizo público el domingo, después de que una de las cuatro víctimas escribiera en 2014 —tras destaparse el caso Romanones, en Granada— al papa Francisco. La Iglesia ordenó que se investigaran los hechos relatados, labor que se prolongó hasta el mes de mayo pasado.

El denunciante señaló ayer en declaraciones a Diario de León su desacuerdo con la pena al autor de los abusos, que, según comunicó el obispado, confesó los hechos.

Los exseminaristas de La Bañeza exigen justicia para todos los casos de abuso sexual