domingo 17.11.2019
ABUSOS SEXUALES EN LA IGLESIA

Exseminaritas exigen que se investigue el rastro del cura pederasta en Sanabria y Tábara

Sospechan que pudo comenter abusos a más niños en los centros donde estuvo destinado después
Exseminaritas exigen que se investigue el rastro del cura pederasta en Sanabria y Tábara

m. carnero | león

Un grupo de exalumnos del Seminario Menor de San José de La Bañeza, que cursaba sus estudios en la misma época en la que se produjeron los abusos sexuales por parte del sacerdote José Manuel Ramos Gordón a varios menores de edad, es decir, en el curso 1988-1989, han pedido en un comunicado que se investigue si el acusado pudo cometer más actos de este tipo en otros centros de la comunidad donde estuvo destinado.

Por eso en su escrito, piden apoyo a los ex seminaristas del Juan XXIII de Puebla de Sanabria, donde José Manuel Ramos Gordón fue educador y responsable de la enfermería, ya que «algunos de ellos ya han manifestado públicamente presuntos abusos», afirma el comunicado.

Del mismo modo, también solicitan colaboración a los vecinos del pueblo de Tábara, en Zamora, donde al parecer han manifestado públicamente «sentirse engañados», y les instan para que pidan explicaciones al Obispado de Astorga del por qué «hace 26 años lo envió a esta localidad al polémico sacerdote a sabiendas de que volvería a estar en contacto con niños».

En el escrito enviado a los medios, este grupo de ex seminaristas de La Bañeza, perfectamente identificados, reconocen que «aun conscientes de la no normalidad de la situación», fueron incapaces de actuar o enfrentarse a ella por la ingenuidad e inocencia propia de la corta edad que tenían en ese momento.

También solicitan que «a pesar de que el autor ha admitido los hechos, que se manifiesten todos los conocedores de los mismos, cuya obligación y responsabilidad era haberlo denunciado y no encubrirlo, y den testimonio de lo ocurrido; nuestro temor es que no todas las posibles víctimas hayan tenido el valor de hacerlo público».

Por último, a través del comunicado quieren apoyar a los compañeros que «sufrieron estos abusos y pedimos que se siga investigando el caso y se haga justicia».

Para concluir el manifiesto expresan su deseo de que «para que éstos actos no vuelvan a suceder jamás, en ninguna situación y bajo ninguna circunstancia, es nuestro deseo que los mismos no prescriban; que sus autores sean convenientemente condenados, y que la sociedad no mire para otro lado; que el paso del tiempo no sea la sombra donde se escondan estos seres sin escrúpulos, sin dignidad».

Exseminaritas exigen que se investigue el rastro del cura pederasta en Sanabria y Tábara