sábado 25.01.2020
Campo

La extracción de resina crece pese a disminuir el número de resineros

La campaña de producción arroja 789 toneladas de miera este año frente a las 770 de 2018
Un hombre extrae resina de un árbol. RAMIRO
Un hombre extrae resina de un árbol. RAMIRO

La actividad resinera de la provincia leonesa se ha consolidado como uno de los sectores más importantes dentro de la economía rural, especialmente en las zonas de la Maragatería, la Cepeda o la Valdería; siendo la tercera de la Comunidad —por detrás de Segovia y Soria— en cuanto a la extracción de miera. En concreto, este oficio aglutina a nivel nacional a cerca de 1.400 personas, de las cuales algo más de 800 lo hacen en Castilla y León.


 

En el caso de la provincia leonesa, la campaña de este año que acaba de finalizar hace escasos días ha contado con 62 resineros —siete menos que en 2018—, según se desprende de los datos facilitados por la Junta de Castilla y León. Un sector que ha sabido sobreponerse tras el varapalo que supuso el incendio de los Montes del Teleno en 2012 y que, ahora, siete años después ha consolidado la explotación de los pinos en zonas de la provincia donde tradicionalmente esta actividad no existía. De hecho, el sector sigue al alza en pueblos como Brañuelas, Villagatón o Villaviciosa de la Ribera, además de mantenerse en localidades con una gran tradición resinera desde hace décadas como son Tabuyo del Monte, Castrocontrigo o Nogarejas.

 

Muestra de ello es que Villaviciosa de la Ribera ha sido la zona de la provincia con más resineros, con un total de 12; seguida de Pobladura de Yuso con 9, Villagatón-Brañuelas con 8 y Tabuyo del Monte con 6. No obstante, el número de resineros se ha visto reducido en todas ellas respecto al 2018, salvo en Villagatón-Brañuelas que ha sido la única que ha contado con un resinero más que el año pasado.

 

Unos datos en los que también se refleja la reducción de número de pinos sangrados en la provincia para la extracción de miera, pasando de los 275.005 de 2018 a los 263.010 de este año. Sin embargo, la producción total de la campaña del 2019 se calcula que ha sido superior a la del 2018 con 789 toneladas recogidas —3 kilogramos de media por pino— frente a las 770 toneladas del año pasado —con 2,8 kilogramos por pino—.

 grafico

Según el presidente de la sociedad cooperativa Pinaster Servicios Medioambientales, Alejandro García, una campaña «normal» que «no ha sido ni demasiado buena ni demasiado mala». Al respecto, indica que «ha sido un año seco y ha habido una serie de tormentas en verano que han hecho que la producción se mantenga estable». Un oficio, en el que tal y como asevera, «la experiencia del resinero tiene mucho que ver en la capacidad de sacarle más resina al pino».

 

Una campaña que este año ha venido marcada porque por primera vez la Diputación de León ha facilitado ayudas a los resineros por un total del 30.000 euros. En concreto, ha concedido 0,20 euros por cada pino adjudicado para la explotación resinera con un importe máximo de 1.500 euros por solicitante.

La extracción de resina crece pese a disminuir el número de resineros