viernes. 02.12.2022

Es una lacra que afecta a todos los sectores económicos de la sociedad, pero que el campo tiene un verdadero filón. Las tramas ilegales como la que ayer se ha dado por desarticulada y que se encargan de captar a inmigrantes en situación para trabajar en España ilegalmente y en condiciones, que como en este caso, rozan lo inhumano, se aprovechan de la escasez de mano de obra que hay tanto en la agricultura como en la ganadería para «ofrecer» sus servicios a los profesionales del campo. «No es excusa, porque hay que dejar muy claro que son casos aislados que no tienen porque afectar a los agricultores y ganaderos que de forma legal y honrada contratan a trabajadores extranjeros para sacar adelante sus explotaciones», declaraba ayer el secretario provincial de Asaja en León, José Antonio Turrado. «Por desgracia, la gente no llama a nuestra puerta para trabajar, ya que para muchos no son labores atractivas, por eso tenemos que buscarnos la vida para buscar trabajadores, y de eso se aprovechan esas mafias que engañan a nuestros agricultores que se convierten también en sus víctimas», asegura Turrado.

En Castilla y León trabajan en distintas campañas, como la patata, la uva o la remolacha, cerca de cien mil trabajadores extranjeros. «Se buscan en oficinas especializadas y se hace siguiendo la legislación vigente. Nadie se la juega con estos temas», concluye.

Falta de mano de obra
Comentarios