martes 19.11.2019
VILLABLINO

La Feriona recupera su esencia ganadera

Cerca de 30.000 personas visitaron los más de 400 puestos y el recinto ferial que vuelve a convertirse en importante cemtro comercial
El buen tiempo animó a los visitantes a recorrer todos los puestos de la feria. ARAUJO
El buen tiempo animó a los visitantes a recorrer todos los puestos de la feria. ARAUJO

El gran zoco que albergó ayer la capital lacianiega, conocido como la Feriona, acogió a más de 400 puestos ambulantes venidos de diferentes puntos de la geografía española, que fueron visitados por más de 30.000 personas durante esta jornada.


El día comenzó con la instalación de los puestos ambulantes, que se colocaron por dos avenidas, Constantino Gancedo y El Bierzo, así como por sus calles adyacentes para ofrecer diferentes productos desde gastronómicos hasta artesanía, pasando por el sector textil, sin olvidarse del producto estrella el ajo, muy utilizado en las matanzas.

 

Mientras que el recinto ferial de Las Rozas albergó a más de 250 cabezas de ganado vacuno, 25 reses equinas, también se pudo ver animales del sector caprino, junto con una exposición de aves, con un total de más de 70 razas diferentes de gallinas y se contabilizaron más de 700 picos. Además, la muestra se completó con la exposición de mastín español de los criadores de la zona. La jornada transcurrió con un ir y venir de transacciones en el recinto ferial. De esta forma se vuelve a recuperar el marcado carácter de antaño de La Feriona, en donde principalmente era una muestra ganadera que servía para comprar y vender a las reses.

 

Las calles de la capital lacianiega se llenaron de personas desde primera hora de la mañana hasta última hora de la tarde, debido a las buenas condiciones meteorológicas, en donde la lluvia tan sólo hizo su presencia a última hora de la tarde. El plato típico del día fue el pulpo ‘feira’ en donde se pudo degustar en pulperías callejeras, así como en los establecimientos hosteleros y los hogares lacianiegos.

 

Por su parte, el alcalde de Villablino, Mario Rivas, hizo una valoración positiva de esta muestra en donde recordó que «la gran afluencia de personas en la comarca revitaliza la economía del valle, ya que no sólo se consume en la feria sino también en los establecimientos hosteleros de la zona». Respecto al sector ganadero, el regidor señaló que «ha sido un referente en la zona Noroeste desde hace mucho años». De hecho se registró un notable aumento del número de cabezas ganaderas debido, según explicó Rivas, a la cantidad de personas jóvenes que han decidido apostar por este sector y a la eliminación de la prueba de la tuberculosis para los animales de exposición, lo que otros años desanimaba a los ganaderos a participar.

 

La parte más negativa de esta muestra es que varias personas presentaron ayer denuncia en el cuartel de la guardia civil de Villablino, ya que los carteristas tampoco quisieron faltar a esta cita.

La Feriona recupera su esencia ganadera