sábado. 26.11.2022
La artesanía siempre ha estado muy ligada a los municipios de la Maragatería.

Revertir la sangría de la despoblación que sufre el medio rural es una de las grandes preocupaciones de muchos territorios del país y, especialmente, en el caso de la provincia leonesa. Por este motivo, los ayuntamientos de los diferentes municipios de León tratan de buscar medidas para intentar frenar de alguna manera esta problemática.

Un buen ejemplo de lucha contra la despoblación es el del Ayuntamiento de Santa Colomba de Somoza, que con la mentalidad de repoblar la localidad construirá un Centro de Formación Artesanal Maragato desde cero. De hecho, el periodo de licitación del proyecto finalizó el pasado jueves y desde el Consistorio se espera que se agilicen los trámites para que el edificio pueda ser una realidad en septiembre de este año.

Un proyecto pionero en España para lo que el Ayuntamiento maragato cuenta con la colaboración de El Guadarnés Artesano, una empresa de fabricación de calzado a medida y de artesanía en piel creada por una pareja extremeña, Carmen y Antonio, que cansados de Madrid decidieron desarrollar su vida y actividad laboral en Villalibre de Somoza. Ambos, fueron los que en marzo del año pasado trasladaron al alcalde del pueblo, José Miguel Nieto, la idea de crear un centro en el que impartir formación artesanal que fuera reconocida con una cualificación profesional a nivel nacional y europeo.

Una propuesta que fue bien vista por Nieto, que en aquel momento consideró que «era una tren que no podíamos dejar pasar». Fue a partir de ahí cuando el Ayuntamiento se puso en marcha para elaborar este centro que «sin la colaboración por encima de lo que le sería exigible al secretario interventor, Raúl García González, este proyecto ambicioso no hubiera sido posible», asegura el alcalde.

Una vez edificado el centro, deberá ser homologado por el Ecyl, servicio con el que ya han contactado y que será el que otorgue la cualificación profesional a nivel nacional a los alumnos que cursen la formación artesanal. Asimismo, El Guadarnés Artesano, ha conseguido que la cualificación sea también reconocida a nivel europeo por el sello de la Federación de Artesanía de Europa.

Para poder dar esa certificación profesional, el centro impartirá en principio cuatro especialidades (indumentaria maragata, fabricación de calzado a medida y ortopedia, alfarería artesanal y marroquinería tradicional y de innovación) que son reconocidas por el Instituto de Cualificaciones Profesionales.

Todo esto, se incluye en una primera fase del proyecto. Si funciona según lo previsto, la idea es realizar una segunda fase con la ampliación de las especialidades y tratar que los alumnos, una vez formados, puedan quedarse a desarrollar la actividad artesanal en los diferentes pueblos de la comarca dándoles facilidades para asentarse.

Formación en artesanía como receta para frenar la despoblación
Comentarios