jueves 15/4/21

El fraude en la red supera a las prácticas legales

Texto

Desde el Seprona de León se lanzan una serie de recomendaciones a la hora de comprar una mascota.

No es recomendable la compra de animales a particulares a través de internet, por los elevados riesgos que existen tanto para los animales como para los compradores. Las estafas en la red superan con creces a las prácticas legales. Mejor evitar este tipo de transacciones, especialmente si el vendedor ofrece gangas.

Siempre han que desconfiar de los precios demasiado bajos y de las fotos de cachorros demasiado bonitos. Se han detectado numerosos casos de anuncios que ponen imágenes de perros que sacan de las páginas de los criadores oficiales, incluso adjuntan las mismas fotos anuncios de distintos vendedores.

Siempre hay que desconfiar si no dan la posibilidad de hablar directamente con el vendedor _muchos anuncios ponen que sólo atienden por Whastapp_, o si no dan la posibilidad de visitar al cachorro en persona, aunque esté en otra provincia. Los criadores oficiales siempre quieren conocer a la persona que va a comprar el perro para saber si está preparada o para resolver todas sus dudas.

En el caso de perros o gatos lo ideal es llevarles al veterinario una vez adquiridos para comprobar que su estado es realmente bueno y no tienen ningún problema de salud. Si se trata de un cachorro de perro es importante saber que el animal debe permanecer con la madre un mínimo de dos meses; si se ofrece antes, hay que desconfiar.

No hay que comprar animales exóticos o que no se va a saber o poder cuidar. Hay que averiguar primero si también es legal en España de residencia el tipo de animal que se va a comprar. (Cites, Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Flora y Fauna).

El vendedor debe facilitar siempre dos documentos: factura y certificado veterinario actualizado. Si se muestra reacio a entregarlos, o no lo hace, se recomienda no comprar.

Siempre hay que solicitar la cartilla sanitaria oficial, donde conste toda la información posible sobre el perro como: raza, pedigrí, vacunas que se han aplicado y estado de desparasitación. En la cartilla deben figurar los sellos de las clínicas veterinarias, con el número del colegiado facultativo que corresponda.

Es imposible que con perros que se ofrecen por menos de 300 euros el vendedor tenga cubiertos los gastos veterinarios, chip, alimentación y transporte que son obligatorios.

También hay que solicitar un documento donde el vendedor manifieste que el animal está sano (documento privado de compra-venta entre particulares).

En España solo hay una empresa de transporte para mascotas. Los criadores oficiales raramente ofrecen este tipo de posibilidad ya que se niegan a que el animal, sobre todo si es cachorro, pase por esta situación de estrés. La entrega es siempre en persona.

El fraude en la red supera a las prácticas legales
Comentarios