viernes 23/10/20

La frontera que enfrenta a León con Asturias

Los vecinos sopesan la pérdida de ayudas de la PAC y el pago de impuestos a la hora de elegir uno u otro territorio.
Uno de los puntos exactos que marca la actual separación de fronteras entre Cabrillanes y Somiedo. MARCIANO PÉREZ

Vanesa ARAUJO/Pablo RIOJA

CABRILLANES/SOMIEDO

«Esas hectáreas siempre fueron de Asturias y así tienen que seguir», señala Esther Fernández, vecina de El Puerto (Somiedo), la localidad más próxima a las lindes que mantienen en pie de guerra a Cabrillanes y Somiedo desde hace décadas. «Llevo aquí 57 años y jamás vi pastar a ganaderos de León en estas tierras», concluye. Su opinión, lejos de convertirse en una de tantas cuyo recorrido apenas traspasaría la barra de un bar, representa el sentir de la gran mayoría de habitantes del concejo asturiano, mucho más comprometido con la causa que el vecino Cabrillanes, donde son pocos los que conocen el problema a fondo. Tampoco las instituciones se han volcado de la misma manera. Mientras que el gobierno asturiano ha mostrado su apoyo desde el principio, la Junta se lava las manos y deja la decisión final en manos del Estado alegando que son ellos quienes tienen la competencia.

El Tribunal Supremo daba la razón a los leoneses hace ahora tres años, obligando a hacer un nuevo deslinde que devuelva a León las 674 hectáreas que hoy forman parte del Principado. Pero lo cierto es que la sentencia continúa sin cumplirse, ahogada en los vacíos legales a los que se agarran desde Somiedo.

Un conflicto económico

Al margen del sentir histórico que acompaña al conflicto, los ganaderos asturianos esgrimen una razón mucho más poderosa; la económica. Según relatan, si esos terrenos pasasen a formar parte de la provincia leonesa perderían ayudas específicas de la PAC que no existen en León y sí se contemplan en Asturias para ese tipo de pastos. El teniente de alcalde de Somiedo, José Luis Valle, confirma la versión de los ganaderos. «Hablamos de importantes ingresos que en muchos casos sostienen la actividad en la zona». Pero no todo son ventajas económicas. El Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI) que pagan los ganaderos en Asturias ronda hoy el 5% cuando en Cabrillanes apenas pasa del 2,5. «Hablamos de un ahorro de más de la mitad de esta tasa», remarca un empresario leonés que tiene su negocio en el concejo de Somiedo. Asimismo, según calculan desde el Ayuntamiento de Cabrillanes, las arcas municipales podrían pasar a ingresar en torno a los 6.000 euros anuales en concepto de impuestos.

Sea como fuere, la ‘batalla’ por el territorio amenaza con extenderse durante los próximos meses —«e incluso años», según indica el teniente de alcalde de Cabrillanes, Marcos Álvarez— a la espera de un nuevo informe que en estos momentos tiene sobre la mesa el Instituto Geográfico Nacional. En este sentido, el pasado jueves se celebró una reunión en el consistorio en el que se encontraba técnicos del Instituto Geográfico Nacional, los cuales expusieron lo defendido por el Ayuntamiento de Cabrillanes, con Lina Freire al frente y la postura del Ayuntamiento de Somiedo, cuyo pedáneo es el socialista Belarmino Fernández. Tras la exposición, se llevó a cabo un posterior debate en donde nuevamente cada parte implicada defendía su postura. A partir de este momento, el Instituto Geográfico Nacional realizará un informe —preceptivo pero no vinculante— y será el Ministerio de Hacienda y Administraciones Públicas quien marcará finalmente la línea territorial con un decreto que ponga fin al problema.

La frontera que enfrenta a León con Asturias
Comentarios