lunes 23.09.2019
SANTA OLAJA DE LA RIBERA

El fuego regresa y pone en peligro las escuelas

Las alarmas saltan al día siguiente de declararse otro incendio en una chopera
Un brigadista protege a un conejo que huía del fuego. F. O. P.
Un brigadista protege a un conejo que huía del fuego. F. O. P.

Los servicios de extinción de incendios forestales de la Junta de Castilla y León actuaron ayer por segunda jornada consecutiva en la localidad de Santa Olaja de la Ribera —municipio de Villaturiel—. Si la chopera fue el punto de ignición del jueves, ayer las llamas saltaron a fincas comunales en baldío y llegaron a amenazar la localidad. Tanto fue así que la maquinaria pesada enviada al lugar realizó un cortafuegos para evitar que las escuelas se vieran afectadas. Según el parte de incendios de la Consejería de Fomento y Medio Ambiente, se trataría de la reproducción del primer siniestro, si bien el alcalde, Valentín Martínez, señalaba que el foco de ayer se produjo en un lugar diferente al de hace dos días.

 

«Si no llegan a actuar con rapidez hubiera existido riesgo para la población», aseguró el regidor. Sin embargo, la diligente expedición de medios hasta la localidad de la ribera del Bernesga y su trabajo alejó el peligro sin necesidad de plantear medidas extraordinarias. La zona afectada se encuentra en los lindes con el municipio de León, en concreto, con Puente Castro, pero aún en el término de Villaturiel. Medios aéreos y terrestres trabajaron en un área de matorral, escoba y zarzas cuya superficie aún no se ha determinado.

 

«Todos los años»

 

El último parte de incendios forestales de ayer apuntaba que el incendio continuaba activo. El alcalde y el presidente de la junta vecinal, Ángel Gutiérrez, coincidieron en apuntar el posible carácter intencionado del incidente. Él pedáneo señaló que el jueves ardieron, además de los chopos, «quiñones de alfalfa y huertos». Gutiérrez subrayó, además, que «todos los años» se produce un incendio en la chopera, hecho que le lleva a pensar que la mano de un incendiario origina los siniestros de esta semana y, también, de años anteriores.

 

«No sé qué utilidad le pueden encontrar a causar estos daños», añadió el pedáneo con indignación, al tiempo que manifestaba su esperanza en que una investigación de lo ocurrido sirva para llegar hasta el culpable, a fin de que los tribunales castiguen su conducta.

El fuego regresa y pone en peligro las escuelas