domingo 15.09.2019

Los ganaderos de la zona de Riaño exigen mayores ayudas por el vaciado sanitario

Los ganaderos perciben 385 euros por reses que en el mercado se pagan a 1.500.
Los ganaderos de la zona de Riaño exigen  mayores ayudas por el vaciado sanitario

El vigente sistema de erradicación y compensación por enfermedades bovinas, fundamentalmente la brucelosis y la tuberculosis, amenaza el futuro de la montaña oriental leonesa. Ese es el sentimiento de los ganaderos y vecinos de la comarca, que han organizado una recogida de firmas a través de la plataforma de internet change.org.

En el escrito informativo se señala que «por cada animal positivo que el ganadero está obligado a sacrificar pierde una media de 900 euros por animal. Existen familias que, sin haber sufrido un vaciado sanitario, han aguantado pérdidas que rondan los 30.000 euros, un perjuicio económico que en modo alguno es de recibo que deban soportar, pues la erradicación de estas enfermedades y la sanidad animal en general no son cuestiones que competan a un pequeño ganadero, siendo competencia y responsabilidad del Estado. Estamos hablando de pequeñas explotaciones ganaderas, familiares, y resulta una aberración la situación que se está generando».

Esta problemática no es nueva en nuestra zona ya que las cabañas ganaderas llevan 20 años padeciendo este tipo de enfermedades, con la tragedia económica que ello implica para las familias ganaderas, muchas de las cuales se han visto obligadas a abandonar sus explotaciones al quedar en la más absoluta ruina.

Se recuerda que la vacunación no parece una solución, ya que la brucelosis atacó en la zona hace más de 10 años, se obligó a la vacunación de los rebaños, con las restricciones comerciales y las pérdidas económicas que ello implica y ahora, diez años después, resulta que ha surgido un nuevo rebrote. «No se discute que la mejor forma de erradicar la enfermedad es la de continuar sacrificando animales enfermos», pero para instan al cumplimiento de varias medidas: Tienen que revisarse al alza los baremos en base a los cuales se calculan las indemnizaciones por sacrificio para que sean acordes con el valor real de mercado y se compense realmente la pérdida sufrida.

Compensación y precio

Los impulsores de la iniciativa señalan que para animales de vacuno entre 24 y 48 meses el precio de mercado es de 1.500 euros de media y la Administración paga como indemnización por sacrificio 385,85 euros, que es el 75% del baremo aplicable (vacuno carne 18 a 24 meses). Esta cuantía agota la indemnización, sin que los propietarios de los animales puedan exigir más contraprestaciones. Lo único que puede sacar el ganadero a mayores es la venta de la carne en el matadero, es decir, 1,80 euros por kilo.

También plantean que el ganadero cuente ayudas que cuente con ayudas económicas para reponer el número de cabezas de ganado sacrificado una vez que se autoriza la entrada de nuevos animales. Los ganaderos consuideran que esto debería aplicarse en todos los casos, no sólo en los extremos de vaciado sanitario. Exigen, además, que los pagos se hagan en menos de 60 días tras el sacrificio. Permitir a los ganaderos hacer contraanálisis en otros laboratorios. Compensaciones por restricciones comerciales y subvencionar el seguro.

Los ganaderos de la zona de Riaño exigen mayores ayudas por el vaciado sanitario