lunes 28/9/20
Brigadas antiincendios

Ganar terreno al fuego es posible

Las brigadas antiincendios llevan a cabo en estos meses el mayor número de actuaciones de prevención y extinción que gracias a la ampliación de medios materiales y técnicos, experimentan una tendencia a la baja estos últimos dos años
Peón comprobando el estado de la bolsa de agua . J. F SALVADORES
Peón comprobando el estado de la bolsa de agua . J. F SALVADORES

La provincia de León es todos los años una de las más afectadas por los incendios forestales, aunque en los últimos tres se está experimentando una tendencia a la baja en la cantidad de fuegos. Para combatir contra ellos, expandidos por la provincia hay diferentes puntos de acción como son las brigadas terrestres, vehículos autobomba, helitransportadas y medios aéreos. Cuatro son las bases con helicóptero perteneciente a la Junta: Cueto, Rabanal, Camposagrado y Sahechores. Además de éstas se encuentra una quinta, la Brif de Tabuyo, que pertenece al ministerio. La temporada que comenzó el pasado mes continuará hasta finales de septiembre u octubre, dependiendo del estado y focos de incendios.

Para mejorar el servicio y el rango de actuación, el operativo contra los incendios forestales ha reforzado este verano su plantilla y además implementa nuevas tecnologías que ayudan en la prevención y la extinción de los incendios y a reducir su posible afectación a las personas. Hay que destacar que en la provincia de León se ha registrado 73 incendios en los primeros cinco meses del año, situándose en en la primera posición de la comunidad autónoma.

Medios humanos

Desde la Junta de Castilla y León se ha reforzado la plantilla con 12 nuevos agentes medioambientales y 4 ingenieros, alcanzando un total de 4.500 profesionales forestales. De ellos, 202 son cuadrillas de personal (125 terrestres y 75 helitransportadas), que incluyen turnos nocturnos, 169 técnicos y hasta 781 agentes medioambientales que actuarán como directores de extinción. Todos ellos contarán con el apoyo de la Unidad Militar de Emergencia, coordinados por los ministerios de Defensa y de Transición Ecológica y Reto Demográficos y por los cuerpos de Policía y Guardia Civil.

Brigadistas subiendo al helicóptero en la base de Rabanal del Camino para dirigirse a un incendio. JESÚS F. SALVADORES

El delegado territorial de la Junta en León, Juan Martínez Majo, recuerda que la Junta de Castilla y León ha adaptado todos los procedimientos y protocolos de centros y medios para que se ejecuten en condiciones de seguridad para todo el personal desde el punto de la Covid-19.

Medios materiales

Los medios materiales con los que cuenta este año la Comunidad son 218 puestos y cámaras de vigilancia, en concreto, la comarca del Bierzo contará con un total de 20 cámaras de vigilancia, 311 autobombas y vehículos pickup, 202 cuadrillas terrestres y helitransportadas, 32 retenes de maquinaria y buldócer cortafuegos y 31 medios aéreos ubicados en Castilla y León. Juan Martínez Majo reiteró que en la provincia de León se ha mejorado la cobertura de las autobombas y estarán operativas durante 9 meses.

Nueva App Incendios

Aprovechando las nuevas tecnologías en el operativo y con el objetivo de ayudar a los profesionales en las tareas de extinción, la campaña cuenta con una nueva app de incendio sobre el uso del fuego en el monte, recomendaciones y prohibiciones establecidas por la administración respecto a la normativa de incendios. Además, esta aplicación incorpora alertas sobre posibles focos cercanos a su lugar de residencia. Siguiendo con las mejoras tecnológicas, todos los agentes medioambientales contarán con nuevos dispositivos ‘Smartphone’ como una herramienta de trabajo diaria para hacer más eficiente las comunicaciones internas y resolver con rapidez los protocolos de actuación.

La formación es una de las herramientas más eficaces para poder acabar con los incendios de la provincia. Por ello antes de empezar cada campaña hay cursos para técnicos, para capataces y para peones, todo gestionado desde el Centro de Fuego, que está en León. La formación mínima que han de efectuar todos los trabajadores que conforman el operativo autonómico de lucha contra incendios forestales este año se vió modificada debido a las medidas derivadas de la crisis sanitaria ocasionada. Los cursos presenciales fueron sustituidos por procedimientos formativos que redujeron al mínimo posible los desplazamientos y el contacto socia Aun así en cada empresa hay tutores para los primerizos. Cuando estos empiezan realizan campañas en romeos, que son las brigadas de tierra, y para poder acceder a brigadas de aire tienen que tener un mínimo de campañas realizadas. «Desde el CDF cada año se forma nuevamente a los agentes. capataces, peones para que así tengan un contacto previo con la materia» explicó el jefe de los servicios de extinción de incendios forestales de la Junta de Castilla y León en la provincia, Pedro Becares.

Ganar terreno al fuego es posible