martes. 16.08.2022
Polémica por el transporte

El Gobierno aclara que no habrá supresión de paradas de bus y que bajará el precio del billete

Las líneas de larga distancia estarán cubiertas por el Estado y se complementarán con los mapas de las autonomías
La ministra de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, Raquel Sánchez. EFE/ Fernando Villar
La ministra de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, Raquel Sánchez. EFE/ Fernando Villar

El nuevo mapa de concesiones de rutas de transporte de viajeros por autobús, que se empezará a licitar en 2024, no reducirá paradas e inducirá bajadas de precios por una mayor eficiencia del servicio, han asegurado fuentes del Ministerio de Transportes, que defienden este modelo por la gran capilaridad en el territorio.

El transporte de viajeros por carretera es un sector muy atomizado, con unas 2.800 empresas que tras la covid que hizo desparecer un 10 % del tejido, y 95.000 empleos directos.

Funciona con un sistema de concesiones públicas, algunas de ellas de hace más de 50 años, según el cual las distintas rutas se operan en régimen de monopolio por el adjudicatario.

El sistema concesional está ahora en revisión: en el ámbito estatal se pasará de los 77 contratos actuales —que atienden 4.088 paradas en 1.837 municipios— a 22 concesiones, con 3.285 paradas en 792 municipios, según el primer borrador del documento de trabajo elaborado por Ineco, la consultora pública que depende de Transportes.

Estas líneas de larga distancia estarían cubiertas por el Estado y se complementarían con los mapas de las autonomías para asegurar la conexión con los nodos principales de transporte.

Las conexiones autonómicas requerirán aprobar, en determinados casos, mecanismos de compensación monetaria por la asunción de los tráficos que se venían prestando en las concesiones estatales en aquellos trayectos que sean deficitarios.

Transporte sostienen que el concesional ha sido un modelo de éxito en los últimos 70 años, por la gran capilaridad en el territorio y porque ha dado una respuesta «razonable» a las necesidades de movilidad de la población sin requerir de recursos públicos, aunque después de tanto tiempo es preciso que el modelo evolucione.

Con el nuevo mapa «nadie va a estar en peor situación que ahora, ni en conexiones ni en precios» sostienen en el Ministerio, donde añaden que «ningún usuario se va a quedar sin servicio de autobús». Es más, con el trabajo conjunto de las diferentes administraciones, el autobús podrá atender «a más personas, con mejores precios, servicios y tiempos de viaje más competitivos».

El Ministerio entiende que la liberalización y la competencia se puede producir por dos vías: bien «por» el mercado (como en el caso de las concesiones, donde los aspirantes compiten entre si para ganar el concurso) o «en» el mercado.

La primera es la opción del Gobierno, y también de la mayor asociación del sector, Confebus, que defienden que para ganar las licitaciones es preciso presentar ofertas competitivas; mientras que la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) y otras asociaciones, como Direbus y Anetra, apuestan por un entorno liberalizado en el que los agentes se ganen sus cuotas en función de la oferta que sean capaces de presentar a los viajeros.

El planteamiento del Gobierno en ese «documento cero», presentado en abril pasado a las comunidades como base de trabajo, parte de la constatación, ya antes de la pandemia, de que el autobús viene perdiendo usuarios de forma sostenida en el tiempo, entre otras razones, porque hace muchas paradas y los trayectos se dilatan.

El nuevo mapa, que debería estar rematado para que en 2024 se puedan iniciar las licitaciones de las nuevas concesiones, consolida un modelo de comunicaciones radial, muy centrado en las grandes capitales, circunstancia que Transportes justifica diciendo que las grandes urbes son los focos tractores de la movilidad.

Casi 1.400 paradas

En el ámbito del Estado, gestionado por el Ministerio de Transportes, actualmente hay 77 contratos de gestión del transporte de viajeros que atienden 4.088 paradas en 1.837 municipios.

El servicio es atendido por 1.014 vehículos, con una edad media ligeramente superior a siete años, que cubren 68.861 kilómetros, con una longitud media de 894,3 kilómetros por concesión.

En 2021 se transportaron 14,82 millones de viajeros, cuyo recorrido medio fue de 175 kilómetros y la ocupación media por vehículo se situó en torno a las 26 personas.

En ese ejercicio, la facturación total de los contratos vigentes sumó 157,8 millones de euros, con una tarifa por usuario media ponderada de 0,066 euros por viajero y kilómetro, es decir, unos 6-7 euros por cada 100 kilómetros de viaje.

El Gobierno aclara que no habrá supresión de paradas de bus y que bajará el precio del...
Comentarios