jueves 27/1/22

La Estrategia de Almacenamiento Energético, aprobada esta semana por el Consejo de Ministros, a propuesta del Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, tendrá un papel clave en el desarrollo de las comarcas afectadas por el cierre de las minas y las térmicas del carbón. El documento, que aborda los sistemas de almacenamiento energético que permiten guardar la energía en los momentos en que hay excedente para utilizarla cuando el recurso renovable es escaso o la demanda es elevada, contribuirá «a la mejora de las oportunidades en las zonas de Transición Justa», según detalla el ministerio.

La Estrategia, que forma parte del conjunto de actuaciones destinadas a alcanzar los objetivos establecidos en el PNIEC y en la Estrategia de Descarbonización Largo Plazo 2050, incluye 10 líneas de acción y 66 medidas que abordan aspectos como la participación del almacenamiento en el sistema energético, la economía circular o las comunidades energéticas para generar espacios de participación ciudadana; el impulso del hidrógeno renovable, la formación de profesionales para profundizar en la Transición Justa, el aprovechamiento del almacenamiento como base para el desarrollo tecnológico en las islas y zonas aisladas, el impulso a la I+D+i, promoviendo el empleo, o la eliminación de barreras administrativas para facilitar iniciativas y proyectos.

El documento identifica un amplio abanico de tecnologías de almacenamiento. Cabe señalar, por su madurez, las centrales hidráulicas de bombeo, que permiten impulsar el agua para almacenarla en depósitos a gran altura y liberarla para producir electricidad cuando hay alta demanda; entre los sistemas más innovadores destaca el hidrógeno renovable, que desempeñará un papel clave en la reducción de las emisiones de sectores difíciles de descarbonizar, de procesos industriales de alta temperatura o de múltiples medios de transporte convencionales, que van desde los vehículos ligeros a los pesados, autobuses o trenes, así como su aplicación a gran escala mediante la hibridación con plantas de generación renovable.

El Gobierno incide en el beneficio del almacenamiento energético para las cuencas