jueves 1/10/20
Energía

El Gobierno traslada ahora a Bruselas sus dudas sobre la "justicia" del reparto de fondos mineros

Las ministras de Asuntos Económicos y Asuntos Exteriores rechazan que se pague menos a los países «más comprometidos»
La vicepresidenta tercera, Nadia Calviño, ayer en Bruselas.STEPHANIE LECOCQ

El Gobierno de Pedro Sánchez «tiene dudas» de que el método establecido por la Comisión Europea para repartir el Fondo para la Transición Justa, que relega a España precisamente por haber cerrado ya sus minas y sus térmicas en el cumplimiento de los objetivos medioambientales de la UE, sea realmente «justo». Así lo manifiestaron ayer en Bruselas tanto la vicepresidenta tercera y ministra de Asuntos Económicos, Nadia Calviño, como la ministra de Asuntos Exteriores y UE, Arancha González Laya.

Esta última advirtió de que España no está de acuerdo con el reparto de los fondos entre los países afectados por el fin de la minería del carbón, que de los 7.500 millones de euros disponibles sólo deja a las cuencas españolas 307 millones. En cambio Polonia recibirá 2.000 millones, el máximo previsto, a pesar de que ha sido el único país de la unión que no quiso asumir los compromisos nacionales para alcanzar el reto de eliminar las emisiones contaminantes en el horizonte de 2050.

Por su parte Calviño advirtió de que la transición debe de ser efectivamente justa entre los países. «Es importante que los distintos mecanismos generen los incentivos adecuados, es decir, que no se remunere a países que a lo mejor tienen un menor compromiso con esta transición ecológica», destacó la vicepresidenta, que añadió que la transición ecológica debe ser «justa» al nivel nacional y comunitario.

Qué hacer

«Tendremos que ver ahora qué se ha puesto sobre la mesa la propuesta de la Comisión, cómo actuar para asegurarnos de que los distintos mecanismos que se diseñen son justos, responden a las prioridades de nuestro país y remuneran a aquellos Estados miembros que, como el nuestro, quieren ser ambiciosos, también realistas y justos en todo este proceso de transición», concluyó.

En todo caso, Calviño apuntó que es necesario «lograr el adecuado equilibrio entre los distintos países y que, en todo caso, hay que garantizar el buen funcionamiento del mercado interior, porque no puede ser que la adaptación al cambio climático exija un volumen de inversiones que solamente pueden abordar los países más ricos».

"España no está de acuerdo  con el reparto entre países que propone la Comisión Europea"

Más rotunda fue la ministra de Asuntos Exteriores, que aseguró que «España apoya de manera muy clara y decidida el fondo verde de transición justa pero estamos un poquito preocupados porque lo vemos muy verde pero no muy justo». Antes de la reunión de ministros de Exteriores de la UE en Bruselas González Laya insistió en que la transición ecológica deber ser también una «transición justa» y ha advertido de que el Gobierno de Pedros Sánchez tiene «dudas» de que el método diseñado para repartir los fondos lo sea.

«Queremos asegurarnos de que será realmente justa, por ahora no lo vemos muy bien, vamos a seguir trabajando», ha remachado, sobre una propuesta que el Ejecutivo comunitario defiende que se apoya en datos estadísticos y criterios objetivos para calcular el coste de la transición para cada región», destacó.

"No es justo remunerar a países que tienen menor compromiso con la transición ecológica"

Aunque la cuestión del Fondo de Transición Justa no estaba contemplada en la agenda de los ministros, sí tenían previsto hablar de manera más general de la llamada «diplomacia climática» y en ese marco González Laya quiso trasladar a sus colegas que el fondo y su clave de reparto requiere una «atención particular». Y que en todo caso el Gobierno español no está de acuerdo con el reparto fijado.

El Gobierno traslada ahora a Bruselas sus dudas sobre la "justicia" del reparto de...