miércoles 01.04.2020
Sucesos

Dos conductores pillados a más de 200 km

Podrían ser condenadas a penas de prisión de seis meses a dos años, o multas de seis a doce meses y trabajos en beneficio de la comunidad de treinta y uno a noventa días, y, en cualquier caso, a la privación del derecho a conducir vehículos a motor y ciclomotores por tiempo de uno a seis años

Componentes del Subsector de Tráfico de la Guardia Civil de León han procedido durante el fin de semana del 15 y 16 de febrero a investigar a dos personas por sendos delitos contra la seguridad vial con motivo de controles de velocidad efectuados en la A-6 y A-66, donde se detectó a uno de ellos cuando circulaba a una velocidad de 212 km/h en la Autovía A-6 Madrid – La Coruña, y el domingo 16 otro vehículo de alta gama circulando a 217 km/h en la Autovía A-66 Gijón –Sevilla.

Dentro de los cometidos y campañas realizados por la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil, se encuentran los destinados a localizar los excesos de velocidad realizados por los conductores en todo tipo de vías, en la actualidad la Agrupación cuenta con varios modelos y tipos de radares, pero todos ellos enfocados a la prevención de dichas conductas intentando ser visibles y prevenir accidentes.

Las últimas novedades incorporadas con las que la Guardia Civil trata de paliar este tipo de conductas son el denominado velolaser y los radares en vehículos “uniformados”, con estos modelos se trata en el primer caso de disponer lo que se denomina patrulla integral, es decir que una patrulla de motoristas, pueda realizar una verificación de alcoholemia, una verificación de drogas o una verificación de velocidad, todas ellas perfectamente operativas con los nuevos modelos que por sus dimensiones permiten ser portados en las motocicletas oficiales. Este tipo de radar puede ser operado desde cualquier ubicación y distancia al contar con tecnología 4G, siendo “indetectable” al utilizar un sensor laser de tecnología Lidar, lo que permite que las motocicletas se encuentren a cualquier distancia del mismo para la notificación de las infracciones. En el segundo de los casos en los “vehículos uniformados”, la tecnología utilizada son ondas de efecto Doppler, indetectable también con detectores convencionales, al operar en frecuencia distinta.

Este es el nuevo concepto que la Agrupación quiere trasmitir, para que todos los conductores que circulan por las carreteras sepan que cualquier vehículo uniformado o no, incluso las motocicletas, pueden portar un equipo radar capaz de controlar las velocidades desde el mismo vehículo o a distancia.

Las diligencias fueron instruidas por Equipos de Atestados e Informes pertenecientes al Subsector de Tráfico de la Guardia Civil de León, y puestas a disposición de los Juzgados de Instrucción de La Bañeza y de León, respectivamente.

El exceso de velocidad es la causa del 30 % de los accidentes mortales en las vías interurbanas. El cumplimiento de los límites de velocidad, podría evitar la muerte de al menos 350 personas al año. La velocidad excesiva aumenta la posibilidad de salidas de vía en curvas o trazados sinuosos, agravando notablemente las consecuencias en caso de sufrir un accidente.

Estas personas podrían ser condenadas a penas de prisión de seis meses a dos años, o multas de seis a doce meses y trabajos en beneficio de la comunidad de treinta y uno a noventa días, y, en cualquier caso, a la privación del derecho a conducir vehículos a motor y ciclomotores por tiempo de uno a seis años.

Dos conductores pillados a más de 200 km