jueves 6/8/20
Árboles con siglos de historia

Guardianes de madera de los pueblos

Entre los miles de árboles que salvaguardan la provincia, existen 160 auténticas reliquias de la naturaleza que son catalogadas como monumentales por su antigüedad, tamaño o belleza
Espino Maetero de Villardefrancos. NORBERTO
Espino Maetero de Villardefrancos. NORBERTO

Son figuras que pasan prácticamente desapercibidas, pero siempre están ahí. Organismos vivos que fabrican oxígeno y que se encargan de purificar parte del aire que respiran los seres humanos. Casi invisibles en las ciudades, pero auténticos guardianes de muchos pueblos que sin su presencia todavía se quedarían más despoblados.

Hoy, es su día. El 21 de marzo se celebra el Día del Árbol, una efeméride que se celebra en España desde hace 216 años —una vez ya entrada la estación primaveral— para concienciar a las personas de la necesidad de proteger y cuidar las masas arboladas; fecha que coincide también desde 2012 con el Día Internacional de los Bosques después de que fuera proclamado por las Naciones Unidas para acercar a la población a vivir más de cerca la naturaleza.

Una preocupación por conservar la naturaleza de la que puede presumir la provincia de León, a tenor de que, con siete espacios declarados, atesora la mayor concentración de Reservas de la Biosfera en el mundo. De hecho, León es en la actualidad un 17% más verde que hace veinte años gracias a la política de reforestación realizada por la Junta de Castilla y León.

Hoy es su día

Cada 21 de marzo se celebra el Día del Árbol para concienciar de la importancia de los mismos

Una gran superficie forestal entre la que se esconden una elevada cantidad de árboles monumentales y singulares que atesora la provincia, muchos ellos catalogados por la Junta de Castilla y León, y que representan todo un patrimonio forestal para los municipios en los que se asientan. Según la página web Árboles Monumentales, que recoge más de 37.000 ejemplares repartidos por todo el mundo, en Castilla y León hay 372 árboles singulares, bien por su tamaño, por su belleza o por su antigüedad, de los que 160 se ubican en la provincia de León.

Entre todos ellos destaca el tejo milenario de San Cristóbal de Valdueza, con 15 metros de altura, un diámetro de copa de 19 metros y un perímetro de tronco de 4,75 metros; fruto de la friolera de sus 1.256 años por lo que es considerado el segundo tejo milenario de Europa.

Los árboles monumentales (robles, castaños, hayas o olmos) son verdaderos recursos turísticos para los pueblos. Cada uno con su nombre peculiar, como El Cantín, La Potrona, Roblón de la Loma Cueto Rey o el Sestil de la Mata, entre otros muchos, dan vida a los pueblos y, si pudieran hablar, contarían miles de historias con siglos de antigüedad. Unas joyas naturales que merecen ser reconocidas en su ‘día’.

Guardianes de madera de los pueblos