miércoles 12/5/21
carrasconte

Hermanas y devotas

Las comarcas de Babia y Laciana acuden a adorar a su patrona protagonizando una de las romerías más concurridas de León.
La rogativa a la Virgen y el mercadillo marcan la jornada.

Justo en el límite entre las comarcas de Babia y Laciana, entre Piedrafita y Villaseca, se alza la ermita de Carrasconte, punto de encuentro cada 15 de agosto de miles de fieles llegados de todos los puntos de la provincia para honrar y adorar a la popularmente conocida como La Carrascontina. Se trata de una romería que se remonta al siglo XVII y que ha sido declara por la Diputación de León de Interés Turístico Provincial por el arraigo que tiene y por ser una de las más multitudinarias de las que se celebran en León.

La romería comenzó el jueves por la noche, cuando los vecinos de Laciana y Babia, de todas las edades, emprendieron al atardecer una marcha hacia la ermita portando antorchas y diversas ofrendas florales para depositarlas a medianoche a los pies de la Virgen. El camino real, por el que transitan los peregrinos, ha sido este año arreglado por la Junta Vecinan de Villaseca de Laciana, que ayudados por voluntarios y por el hotel La Mora de Carrasconte, han adecentado esta emblemática ruta.

Pero el día grande fue ayer, cuando una auténtica marea humana se acercó hasta la Virgen y asistió a alguna de las numeras misas que se celebran durante toda la jornada el día en su honor. Los romeros aprovecharon el buen tiempo para pasar el día por las inmediaciones de la ermita y disfrutar de los numerosos mercadillos y del ir y venir de la gente que acude como cita obligada cada año a Carrasconte a ver su Virgen.

Hermanas y devotas
Comentarios