lunes 26.08.2019

Indulto para la vía minera de Villaseca

Varios colectivos exigen excluir el ramal del ferrocarril minero del Camino Natural y proponen un tren turístico y un ciclo-raíl. Laciana está a punto de perder el ramal del ferrocarril minero entre Villablino y Villaseca para convertirlo en Camino Natural, obra que costará un millón de euros. Diversos colectivos del valle exigen a la alcaldesa y al Gobierno que salven la vía férrea y la conviertan en cabecera del tren turístico del Sil.
Indulto para la vía minera de Villaseca

A principios del siglo XX Villaseca era el «centro minero más importante de la comarca», relata el intrépido Caballero Mier en sus andanzas por la carretera de Caboalles en los años 20 del siglo pasado. «A simple vista se ve que su población la constituyen unos centenares de hombres que diariamente luchan con la muerte, allá en las negras profundidades de la mina...», continúa la crónica.

El viajero recorría la carretera, desde León hasta los confines de Laciana, para glosar su potencial turístico. Un siglo después, el ansiado turismo sigue siendo un talismán. Ahora que las minas han cerrado y el valle languidece, el Ayuntamiento de Villablino y el Ministerio de Medio Ambiente lideran un proyecto de un millón de euros para construir un Camino Natural que aprovecha 5,7 de los 7,2 kilómetros del ramal ferroviario que culmina en Villaseca de Laciana.

La obra, que fue licitada en julio, supone arrancar el tendido férreo en más del 80% de su recorrido con un coste de 170.000 euros, más del 10% del presupuesto total de la inversión. El panorama pintado por la alcaldesa, Ana Luisa Durán, y el subdelegado del Gobierno, Juan Carlos Suárez-Quiñones, no ha gustado a todo el mundo.

Colectivos lacianiegos y bercianos —Club Xeitu, la Asociación Cultural Ferroviaria Berciana, la Asociación de Industriales de Laciana, Asociación Filón Verde y Comisiones Obreras— se oponen al desmantelamiento de la vía férrea y organizan acciones para salvarla. Se quejan de falta de información previa (el proyecto está fechado en febrero de este año) y reivindican el valor del tendido ferroviario como patrimonio histórico industrial del valle.

El 4 de marzo de 1920 llegaba la primera locomotora para cargar el carbón en Villaseca de Laciana. El vapor sustituía a los carros tirados por bueyes para transportar el carbón desde las minas a la central térmica de Ponferrada. Un año más tarde se estrenaría el ramal de Caboalles, que fue desmantelado y convertido en vía verde por el anterior alcalde, Guillermo Murias.

El tendido férreo de Villaseca disurre a la orilla del Sil y lo cruza en seis puntos que salva con otros tantos puentes y dos pasarelas que sufrirían alteraciones. Además cuenta con otras infraestructuras como casetas, cargaderos de carbón y otros elementos ferroviarios y mineros.

En una carta dirigida al Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente señalan que en la comarca existen numerosas alternativas para realizar el Camino Natural sin necesidad de afectar el trazado ferroviario a Villaseca. Asimismo, consideran «alternativas de mayor atractivo turístico» su transformación en cabecera del tren turístico del Sil siguiendo el ejemplo del tren minero de Samuño, en el valle de Langreo, «inaugurado en 2013 y que en su primer año ha contado con 34.000 visitantes».

«Algo parecido podría hacerse en este rama, unido al aprovechamiento y musealización de alguna instalación minera, con inversiones mucho menores que las que requeriría el trayecto completo del tren turístico Ponferrada-Villablino», alegan.

«La puesta en marcha de un tren en estos escasos siete kilómetros pondría al Valle de Laciana en un lugar de referencia del turismo español», señala en un comunicado. Sería el tercer tren de sus características de la península, y el primero de todo el noroeste, argumentan en favor de su propuesta.

Oferta turística singular

La alternativa del tren turístico podría completarse, aducen, con la puesta en marcha de un ciclo-raíl (biciletas con un sistema que se adaptan a los carriles) o un velo raíl (plataformas de metal provistas de ruedas, sillas y pedales de funcionamiento similar a una bicleta) como hacen con éxito otros países de Europa. El uso cicloturista, sostienen, sería compatible con el ferrocarril turístico.

El Camino Natural, en cambio, destruiría esta señera huella industrial de Laciana. «La situación económica del momento exige invertir los escasos recursos públicos destinados a la reactivación económica en proyectos novedosos capaces de conformar una oferta turística singular que permita un aumento sostenido en el tiempo de turistas en el Valle», subrayan.

Indulto para la vía minera de Villaseca