jueves. 30.06.2022

«La causa última del accidente fue que no se ejercieron adecuadamente las funciones en materia de seguridad y salud laboral». Según el informe pericial encargado por el Juzgado, la causa inmediata del accidente fue la aparición súbita de un fenómeno gaseodinámico, que causó una invasión masiva de metano en el taller. El documento señala que «es imposible predecir con seguridad el momento y el lugar en el que se va a producir», pero existían indicios de riesgo como alto contenido en metano, anomalías geológicas, un macizo entre los pozos 7 y 9 que favorecía la existencia de sobretensiones e incidentes anteriores en el mismo macizo. Así que «no se tomaron las medidas suficientes ante los avisos que indicaban que se estaba desprendiendo mucho metano y que existía bóveda».

Tampoco se tuvieron en cuenta «de forma reiterada» los datos que evidenciaban deficiencias en «una ventilación manifiestamente mejorable e inadecuadamente ubicada». Por último, el perito advierte de que «la iniciativa en materia de prevención de riesgos tiene que partir de la alta dirección de la empresa, y es imprescindible que la estructura organizativa y la atribución de funciones estén perfectamente definidas». Lo que en su opinión no ocurría en el organigrama de la Vasco, cuyo sistema de seguridad se aprobó en 1988 y que no se había actualizado, lo que implicaba «un elevado grado de disparidad» en la terminología utilizada y «enturbia la atribución de funciones en materia preventiva».

El informe apunta que «es muy poco probable que el accidente fuera resultado del hundimiento de la bóveda»; y en todo caso las medidas adicionales de desgasificación que se establecieron tras los primeros incidentes en el macizo en una Disposición de Seguridad Interna «existieron, pero no cumplieron su objetivo». En parte porque los aparatos que garantizaban la ventilación secundaria tenían una ubicación «inadecuada».

Informe judicial: no se ejerció adecuadamente la seguridad
Comentarios