lunes 21.10.2019
POSIBLE NUEVA UBICACIÓN

Ingenia estudia construir su factoría de cerámica en Santa Lucía de Gordón

La empresa desecha la fábrica de la Vasco, pero no los terrenos del antiguo campo de tiro
Imagen de archivo de Santa Lucía, donde se contemplan dos posibles ubicaciones. JESÚS F. SALVADORES.
Imagen de archivo de Santa Lucía, donde se contemplan dos posibles ubicaciones. JESÚS F. SALVADORES.

La alcaldesa de La Pola de Gordón, Noemí González Díaz, reconoció ayer haber mantenido reuniones con los responsables de la mercantil Ingenia para la construcción en este municipio de la fábrica de cerámica que, en principio, se había proyectado para Villablino, como adelantó este periódico en su edición de ayer. La regidora apuntó que los encuentros se han celebrado «desde el principio» del mandato y destacó que el municipio dispone de la conducción de gas que ha llevado a la compañía a desistir en su intención de instalarse en el valle de Laciana y perder una subvención del Instituto del Carbón de 4,6 millones de euros.


Los directivos de la empresa visitaron la fábrica de Hullera Vasco-Leonesa —sociedad anónima en proceso de liquidación en la actualidad—en Santa Lucía de Gordón, ubicación que, según el relato de González Díaz, rechazaron ante la falta del espacio suficiente para las ampliaciones. El proyecto se desarrolla «en cuatro fases», explicó la alcaldesa, y los 62.000 metros cuadrados que ocupan las instalaciones de la minera no serían suficientes para albergar la primera. La fábrica alberga como ventaja su conexión con Renfe, así como un edificio de oficinas de la empresa extractiva en liquidación.

 

Otros terrenos por los que la promotora podría optar son los del campo de tiro al plato, que se sitúan junto a estos talleres de la Vasco citados y en los que se construyeron las balsas de decantación del agua empleada en la actividad minera después de que dejara de utilizarse para la práctica deportiva. También se han mirado parcelas particulares en La Vid de Gordón.

 

SATISFACCIÓN Y CAUTELA

 

La alcaldesa destacó la importancia del proyecto debido al elevado número de puestos de trabajo que proporcionaría —el proyecto de Villablino contemplaba 52—, además de los que se crearían «solo para el transporte» de materias primas y del producto terminado. La ilusión que genera en González Díaz no impide, sin embargo, que mantenga cierta «cautela», con el fin de no generar falsas expectativas entre los vecinos.

 

La promotora señaló ayer en un comunicado que gestiona «junto con la alcaldesa de Pola de Gordón, una solución para poder ubicar la fábrica» en un municipio al que «sí llega el gas natural canalizado a alta presión», del que necesitará abastecerse la instalación fabril. Además, apunta «alguna posibilidad de acceder al traslado de mercancías y suministro de material por vía ferroviaria». En el lugar que finalmente se elija «el proyecto sería el mismo y mantendría su intención, en la medida de sus posibilidades, de ser un elemento dinamizador» de una Montaña Oriental deprimida por el cierre de las explotaciones mineras de carbón.

 

El espacio del que disponía la promotora en el antiguo lavadero de carbón de Villablino resultaba conforme a sus necesidades de expansión, pero la falta de suministro energético en las condiciones que precisa llevaron a la empresa a desistir de la adquisición de los terrenos, como adelantó ayer este periódico.

Ingenia estudia construir su factoría de cerámica en Santa Lucía de Gordón