viernes. 03.02.2023

La despoblación sigue siendo una de las grandes preocupaciones de la Diputación, que está «buscando fórmulas» y preparando un plan piloto para abordar una problemática que afecta especialmente a la montaña y a las comarcas de la Maragatería, la Cepeda, la Valduerna y la Valdería. El vicepresidente de la Diputación, Matías Llorente, aseguró ayer que se necesitan incentivos fiscales para que la gente se asiente en los pequeños municipios porque «no puede ser más caro vivir en el pueblo que en la ciudad». Asegura que «no va a venir nadie de fuera» a salvar la situación de esta provincia, en la que sí ve interés por afianzar y fomentar el sector agroalimentario, especialmente por parte de los jóvenes que se están formando para trabajar en las explotaciones. Es, de hecho, este sector el que más potencial de crecimiento tiene para León y reclama «tiempo» de cara a la transición energética que se avecina. «Necesitamos que la agricultura extensiva vaya pasando a ser sostenible con un periodo de adaptación y formación», añadió el diputado de UPL, para quien una fórmula esencial para sobrevivir a esta crisis poblacional es que «la gente crea en ello y luche por ello».

La institución provincial prepara un plan piloto por la despoblación
Comentarios