domingo 16/5/21

Un juez de Burgos da la razón a la promotora y reconoce el uso público de Pico Pardal

La empresa que litiga por la denominación del garbanzo ha presentado recurso, que se está estudiando para su admisión.
Los miembros de la promotora explican el estado del proceso judicial y los primeros resultados.

La Promotora Pro Garbanzo Pico Pardal ha conseguido la primera de las victorias en la batalla judicial que mantiene con una envasadora de la zona por la denominación de la legumbre. Después de que el juicio se iniciara el pasado mes de octubre y se cruzaran varias demandas hace ya más de un año, ahora el Juzgado de lo Mercantil de Burgos ha fallado a favor de la promotora, como se recoge en la sentencia, donde se reconoce todas las peticiones de la asociación y se desestiman las de la empresa. Fue la envasadora la que en su día denunció a la promotora para que dejara de usar el nombre de Pico Pardal incluso en sus estatutos, además de reclamar que asumiera las costas, incluyendo las judiciales.

Entonces, la asociación pro garbanzo respondió pidiendo la anulación de la marca Pico Pardal, porque tal y como explicaron ayer miembros de la promotora, y en base a lo que quedó demostrado en el juicio, «el nombre Pico Pardal era de dominio público cuando la envasadora lo registró como marca. Ya entonces era la denominación popular del garbanzo de esta tierra que se diferencia del castellano por su tamaño, forma y propiedades», aseguraron.

El Juzgado de lo Mercantil de Burgos entendió la petición de la asociación, dándole la razón y retirando a la envasadora la marca Pico Pardal. Sin embargo, la sentencia fijaba la posibilidad de recurso, una opción a la que la empresa se ha acogido. Ya en su día alegó que no existía ninguna variedad vegetal registrada con esa denominación a fin de poder mantener su registro de marca, la exclusividad del uso de la denominación y la posibilidad de demandar a cualquiera que utilice este nombre en el tráfico económico. De modo, que la sentencia aún no es firme y ahora será la Audiencia Provincial de Burgos la que, si estima el recurso, deberá decidir sobre el asunto.

La promotora lleva defendiendo todo este tiempo que el Pico Pardal es patrimonio de todos los leoneses, incluso ha llevado a cabo diversas campañas para recaudar fondos y para concienciar a todos los vecinos de la provincia, no sólo de Astorga y Maragatería —cuna del garbanzo— que esta legumbre y su denominación es de uso popular y «nadie puede apropiársela», volvieron a reiterar ayer.

La sentencia, no obstante, fija que cada parte pague sus costas, y las comunes se abonen a partes iguales. El proceso, tras la alegación de la envasadora, continúa. Hasta la fecha, la promotora ha invertido alrededor de 10.000 euros en la batalla judicial, gracias además a la implicación de varios colectivos, juntas vecinales y ayuntamientos, Cámara de Comercio o peñas deportivas que «han apoyado la causa», explicaron.

La raíz del conflicto se sitúa en que la empresa ostentaba registro de esta marca, entendiendo que cualquier uso por parte de terceros podría constituir una infracción de su marca. Por su parte, la asociación entiende que Pico Pardal es la forma con la que se ha venido conociendo a unos garbanzos cultivados y comercializados en León y, por lo tanto, pertenecen al acervo cultural, lo que implicaría que «nadie se lo puede apropiar».

Pese a que el litigio aún no se ha cerrado, la asociación sigue defendiendo que «un tipo de garbanzo tan característico y propio sea utilizado por quienes lo trabajan y lo consumen, no por una empresa concreta». La defensa de la promotora presentó para el juicio una veintena de pruebas, entre escritos, testimonios y firmas que avalaban que ya se usaba Pico Pardal, antes de su registro como marca. Por su parte, la empresa presentó informes y alegó la ausencia de datos sobre esta variedad en el Ministerio de Agricultura.

Un juez de Burgos da la razón a la promotora y reconoce el uso público de Pico Pardal
Comentarios