miércoles 27/10/21
Cembranos

La jueza levanta el secreto de sumario pero los acusados se niegan a declarar

El varón cambia de letrado tras rechazar el anterior seguir con su defensa
Agentes de la Guardia Civil en el lugar del crimen el pasado sábado. FERNANDO OTERO

La titular del juzgado de Instrucción número 2 de León decidió levantar el secreto del sumario y dar a conocer a las partes el contenido de las diligencias que se siguen hasta ahora contra los dos acusados por el crimen de Cembranos que se encuentran en prisión preventiva desde la semana pasada.

La primera reacción por parte de los dos investigados fue negarse a declarar nuevamente, siguiendo las indicaciones de sus dos letrados, ahora ambos del turno de oficio después de que el abogado elegido por el varón en un primer momento decidiese renunciar a su defensa por motivos que no han trascendido.

Para los investigadores, las diligencias no aportan novedades significativas respecto a la versión obtenida por la policía judicial de la Guardia Civil. De acuerdo a su tesis, la principal sospechosa sería una joven paraguaya de 21 años, compañera sentimental del varón de 55 que también se encuentra recluido en prisión, y a la que la primera línea de investigación atribuye supuestamente el peso fundamental de los hechos que provocaron la muerte de la víctima, otra joven paraguaya de 20 años, compañera de profesión.

Sospechosa

De momento, no hay novedad en las pesquisas y la joven sigue siendo la principal sospechosa

No obstante, la forma de proceder de los acusados podría obedecer también a la posibilidad de que las pruebas con las que trabaja la benemérita no fuesen suficientemente sólidas como para sustentar una acusación detallada y concreta contra cada uno de los dos implicados, extremo este que no ha sido confirmado por ninguna de las partes.Así las cosas, las pruebas periciales se antojan más fundamentales aún que en el inicio de la investigación para poder enervar la presunción de inocencia de los dos implicados en los hechos, que continúan en prisión desde que el pasado viernes así lo decretase la titular de la sala que instruye la causa.

Los hechos ocurrieron la noche del 17 de marzo. La víctima perdió la vida tras sufrir los efectos de una maniobra de asfixia por sofocación, en la que el varón tuvo un papel de pasividad, según los primeros indicios. Los dos imputados se hallaban bajo los efectos de una fuerte ingesta de alcohol y drogas, siempre según la misma versión y el cadáver de la víctima presentaba los efectos de una importante paliza que le había dejado marcas por contusiones.

Tras requerir asistencia médica a través de una llamada, los investigadores encontraron en la escena del crimen con la mujer ya cadáver en la finca donde ocurrieron los hechos, situada en las afueras de la localidad. Era propiedad de un familiar directo del varón, que le había puesto a su disposición por diferentes circunstancias de carácter personal.Tras realizar una primera inspección ocular, la Benemérita tomó la decisión de trasladar a los dos implicados en calidad de detenidos a la Comandancia de la Guardia Civil. Al día siguiente, tras ser citados por vía judicial, los dos se negaron a declarar por lo que fueron enviados a prisión.

El pasado sábado por la mañana se practicó una reconstrucción de los hechos en la que el sospechoso sí colaboró con una descripción de lo que había ocurrido desde su punto de vista. Ahora reconsidera su postura y en la última convocatoria decidió no pronunciarse.

La jueza levanta el secreto de sumario pero los acusados se niegan a declarar
Comentarios