miércoles 16/6/21
El debate del lobo

La Junta abonó 1,2 M€ en indemnizaciones por daños del lobo al ganado el último año

Las bajas se disparan al sur del Duero, donde en 2020 se contabilizaron 3.049 cabezas, frente a las 637 del norte

La decisión de incluir al lobo ibérico en el Listado de Especies Silvestres de Protección Especial (Liespe) ha suscitado un intenso debate entre las comunidades que, como Castilla y León, sufren las consecuencias de su lado más polémico, los ataques al ganado.

Este nuevo estatus, que extiende la protección del lobo a todo el territorio nacional, supone que la especie deja de ser cinegética, por lo que su caza quedará prohibida, y con ella, la principal herramienta de control de sus poblaciones.

Desde la Consejería de Fomento y Medio Ambiente de la Junta de Castilla y León se teme que esta prohibición dispare el crecimiento de las manadas, y también se incremente el número de ataques al ganado, como así lo demuestran los datos de los daños ocasionados al norte del Duero, donde hasta ahora la especie ha sido cinegética, y al sur, donde está protegida.

Según el último informe de la Consejería, los ataques de lobo provisionalmente comunicados en el año 2020 ascendieron a 2.578 (147 en León) y el número de cabezas muertas de ganado a 3.685 (188 en la provincia leonesa).

dl12p21g1Clic sobre la imagen para ampliar

De estos ataques, 2.198 y un total de 3.049 cabezas muertas se produjeron en terrenos al sur del río Duero y 380 ataques y un total de 637 cabezas muertas al norte del río Duero.

Todos estos ataques tienen una importante consecuencia económica para el Gobierno autonómico, que tiene que sufragar las indemnizaciones a los ganaderos.

En en el 2019 fueron 1.235.002 euros las cuantías abonadas por daños al lobo en todo el territorio de Castilla y León, 62.238 al norte del Duero y 1.172.764 al Sur.

Desde el año 2006, las indemnizaciones han subido, paralelamente al crecimiento de las poblaciones. De hecho, hace 15 años, en 2006 la Junta pagó 77.252 euros en concepto de indemnización de daños al ganado, 20.993 al norte, y 56.259 al sur.

Claro está que el número de ataques se incrementa en los últimos años, en concreto hace cinco años se produjeron 1.463, en el que murieron 2.769 cabezas de ganado en Castilla y León, casi mil menos que el pasado 2020, en el que 2.578 ataques dejaron 3.685 animales fallecidos.

Por lo que se refiere a la evolución de las poblaciones de lobos en los últimos años, lo cierto es que la Junta se sigue remitiendo a los datos del último censo regional de la especie, llevado a cabo entre los años 2012 y 2013, en el que participaron más de 600 agentes medio ambientales, y 30 técnicos. Este trabajo, que se enmarcó en el Censo Nacional coordinado por el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, arrojó un total de 179 manadas detectadas. Por provincias se contabilizaron seis en Ávila, 17 en Burgos, 54 en León, 29 en Palencia, tres en Salamanca, diez en Segovia, cuatro en Soria, once en Valladolid y 45 en Zamora 45.

Desde entonces, la Junta de Castilla y León implantó un sistema de recogida continua de Información sobre el lobo, denominado Infolobo, que procesa toda la información recogida en sus labores diarias por las patrullas de seguimiento de fauna y por el resto de agentes medioambientales y celadores de medio ambiente. Gracias a este sistema se han recogido más de 6.000 registros de información relativa a la especie (sin incluir la información relativa a daños al ganado), entre los que destacan más de 3.000 avistamientos de lobo desde el año 2014.

No obstante, la propia Junta reconoce que los resultados de este seguimiento y la determinación el número de manadas, no es comparable con el censo regional anterior, ya que considera que este trabajo debe realizarse con la misma metodología y esfuerzo de muestreo realizado entonces, por lo que hasta que no se realice el nuevo Censo de Castilla y León en el año 2022 (en el marco del Censo Nacional, que se realiza cada 10 años), no es posible proporcionar datos contrastados y oficiales más actualizados. No obstante, desde la Junta de Castilla y León sí se afirma que se ha producido un notable incremento poblacional en los territorios situados al sur del Duero, sobre todo en la provincia de Ávila, donde la población se ha duplicado respecto a los datos del Censo Regional de 2012-2013 cuando campeaban un mínimo de seis manadas en la provincia.

Los datos de las manadas cartografiadas en el territorio de Castilla y León en los censos realizados en los periodos 1987-1988, 2000-2001 y 2012-2013 revelan el incremento poblacional de la especie. Se trata del número manadas detectadas y cartografiadas (sin incluir estimaciones) en Castilla y León.

Nuevo foro científico-técnico

Galicia, Asturias, Castilla León y Cantabria constituyeron el pasado miércoles un foro científico-técnico sobre la gestión del lobo ibérico en los territorios con presencia continuada en las últimas décadas.

En esta primera sesión, que se celebró de forma telemática, se puso en evidencia la necesidad de recopilar el «importante bagaje» de conocimiento acumulado en las comunidades autónomas que han gestionado la especie, a través de diferentes fórmulas que se adaptan a las características y singularidades de cada territorio.

En el encuentro estuvieron presentes técnicos de las Administraciones regionales de Galicia, Asturias, Castilla León y Cantabria, así como expertos con una amplia trayectoria en el conocimiento sobre esta especie.

La Junta abonó 1,2 M€ en indemnizaciones por daños del lobo al ganado el último año
Comentarios