jueves 24/9/20

La Junta adopta medidas para evitar la presencia de osos en entornos urbanos

Los casos se repiten en la zona del Alto Sil coincidiendo con la recuperación de la especie

La Junta de Castilla y León anunció ayer que adoptará una serie de medidas para tratar de reducir la presencia de osos pardos en los entornos orbanos y periurbanos del Alto Sil.

Por medio de un comunicado, la Consejería de Fomento y Medio Ambiente explica que en la Cordillera Cantábrica, desde hace ya algunos años, se repiten de forma más o menos recurrente episodios en los que los osos pardos se aproximan a los entornos urbanos o periurbanos para aprovechar recursos tróficos de origen humano; frutales, colmenas o contenedores de basura.

Estos hechos coinciden con la recuperación de la población osera, pero no son exclusivos de las zonas de mayor densidad de la especie y en estos episodios tiene una gran influencia, por un lado, la posibilidad de acceder al recurso y, por otro, el carácter de cada uno de los ejemplares.

«Es decir, ejemplares con un carácter menos huidizo y con una buena posibilidad de acceder al recurso, acceden a este sin dudarlo mientras que ejemplares más tímidos, aunque tengan una buena posibilidad de acceder al recurso, son mucho más reticentes a usarlo», precisan desde la Consejería.

Destaca que son numerosos los incidentes registrados de osos accediendo a recursos tróficos de origen humano desde el año 2010, una cifra que ha crecido en los últimos años, y que en algunos casos se repite casi periódicamente.

Protocolo en marcha

Todos estos episodios se han monitorizado por parte de agentes medioambientales, celadores de medio ambiente y patrullas oso de la Fundación del Patrimonio Natural, con la colaboración de la Guardia Civil y la Fundación Oso Pardo interviniendo mediante el condicionamiento negativo en algunos ejemplares.

Estas medidas se enmarcan en el protocolo de intervención con osos en la Cordillera Cantábrica, aprobado por la Comisión Estatal de Patrimonio Natural y Biodiversidad el 24 de enero del año pasado.

La Consejería subraya que en todos los casos en los que se ha llevado a cabo este condicionamiento, los osos han cambiado su actitud, abandonando la zona o pasando desapercibidos.

Por tanto, considera que se trata de medidas efectivas, siempre y cuando se actúe con rapidez y continuidad para evitar la habituación de los osos a estos recursos tróficos.

En los más de 20 episodios monitorizados desde el año 2010 por la Consejería de Fomento y Medio Ambiente, todos eran osos nocturnos, que presentaban actitud de huida y que, bien tras la aplicación de medidas correctoras o con la eliminación del recurso, no volvieron a tener actitudes de habituación.

Por eso la Consejería considera que es interesante trasladar a la población la importancia de un aviso temprano, para evitar el aprendizaje y la habituación del animal.

Por ello, y en relación con los últimos avistamientos de osos pardos en zonas urbanas o perirubanas de Alto Sil, se traslada a todos los ciudadanos que en el caso de observar un ejemplar de oso pardo en zonas urbanas o periurbanas den aviso inmediato al teléfono 987 226 917 para que el personal especializado, a la mayor brevedad, atienda la situación para monitorizar y, en su caso, aplicar medidas aversivas.

La Junta adopta medidas para evitar la presencia de osos en entornos urbanos