lunes. 03.10.2022
Conferencia sectorial

La Junta apoya la Estrategia Nacional de Caza aunque no garantiza «el relevo generacional»

Suárez-Quiñones lamenta que no se incluya en el sistema educativo la promoción de la actividad cinegética 
undefined
Un cazador, con su perro, en Regueras de Arriba. FERNANDO OTERO

La Junta ha apoyado esta tarde la Estrategia Nacional de Caza presentada por el ministro de Agricultura y Ganadería, Luis Planas, ante la Conferencia Sectorial de Agricultura, aunque es «una oportunidad desaprovechada para una apuesta valiente y decidida por la defensa de la continuidad de la caza en el Reino de España». Así lo aseguró el consejero de Fomento y Medio Ambiente, Juan Carlos Suárez-Quiñones, al terminar la reunión, celebrada con todas las Comunidades Autónomas. 

El consejero ha recordado al ministro Planas que «para asegurar esta actividad es imprescindible asegurar el relevo generacional de cazadores», un reto que considera «inalcanzable» si  desde las Administraciones Públicas no se garantiza que «la actividad de la caza entre nuestros niños y jóvenes es una opción normalizada, y no lo será mientras no se adopten medidas para que los jóvenes no tengan que sentir temor al rechazo y a veces vergüenza por ser hijos de cazadores o por participar de esta disciplina». 

Confían en que este documento sirva para ganar relato en cuanto a la actual percepción que tiene la caza y la cultura cinegética ante una parte de la sociedad urbana, «muy influenciada por las doctrinas animalistas integristas»

En un comunicado, Quiñones asevera que las redes sociales, «bajo el anonimato y las expresiones de odio, es otro reducto de criminalización de esta actividad que desde luego va en contra de este necesario relevo generacional en la actividad de la caza».

Por todo ello, la "oportunidad perdida" de esta Estrategia Nacional de la Caza ha sido "no incorporar al currículum del sistema educativo español la promoción de la actividad cinegética, reforzando el conocimiento de la cultura cinegética y sus beneficios sociales, económicos y ambientales».

La Junta de Castilla y León ha apostado por que este documento sirva para ganar relato en cuanto a la actual percepción que tiene la caza y la cultura cinegética ante una parte de la sociedad urbana, «muy influenciada por las doctrinas animalistas integristas», y ha incidido en la necesidad de resaltar el valor cultural de la caza, han informado fuentes de la Consejería de Fomento y Medio Ambiente.

Lavado de imagen

Además, ha citado su valor económico, social y ambiental, y ha defendido como un aspecto «fundamental» cambiar la percepción, considerándola socialmente como una actividad tradicional del medio rural como la agricultura, la ganadería o la gestión forestal, que precisa de un importante relevo generacional, por lo que «es muy importante una acción especial en materia educativa», han precisado dichas fuentes en nota de prensa.

La Estrategia subraya la sostenibilidad, «uno de los pilares básicos para defender una caza moderna y con futuro, como lo ha hecho la reciente Ley de Caza y Gestión Sostenible de los Recursos Cinegéticos de Castilla y León de 23 de junio de 2021, pionera y que ha constituido una importante innovación legislativa a nivel nacional».

Pero, según Suárez-Quiñones, el objetivo fundamental de este documento hoy aprobado consiste servir para cambiar la percepción social negativa que tiene esta actividad en una parte de la sociedad, fundamentalmente urbana.

El consejero ha incidido en que  el compromiso de la Junta de Castilla y León con la sostenibilidad y ha recordado que el Ejecutivo autonómico logró dos sentencias del Tribunal Constitucional y una del Tribunal Supremo que avalaron la normativa de la caza en Castilla y León. 

Las dos primeras ratificaron la constitucionalidad de la modificación de la anterior Ley de caza, y la tercera avaló la normativa reglamentaria y, a pesar de ello, se promovió por la Junta el dictado de una nueva Ley reguladora de la caza, «moderna y adaptada a criterios estrictos de sostenibilidad, en la que esta Estrategia se apoya, que fructificó en la mencionada Ley de Caza y Gestión Sostenible de los Recursos Cinegéticos de Castilla y León, Ley 4/2021, de 1 de julio».

Crítica

Suárez-Quiñones ha puesto de manifiesto en su intervención la «descoordinación» del Gobierno de España en la fijación de criterios orientadores para el diseño de políticas públicas de desarrollo rural y medio ambiente, pues frente a iniciativas como la Estrategia promovida por el Ministerio de Agricultura, que van en esa línea, otras acciones y actuaciones de otros Ministerios y Vicepresidencias van en sentido contrario.

Esta «incoherencia» de las actuaciones llevadas a cabo por Vicepresidencias y Ministerios ha sido puesta en tela de juicio, ya que, por un lado, la parte del Gobierno de España responsable de políticas de reto demográfico en materia de lucha contra la despoblación la mantienen en vía muerta y, por otro lado, apuesta por políticas que «en nada favorecen el desarrollo rural, no estabilizan la población en nuestros pueblos y no generan rentas rurales, sino lo contrario».

El consejero de Fomento y Medio Ambiente en funciones se ha referido en este sentido al Anteproyecto de Ley de Protección, Derechos y Bienestar de los Animales, en el que se imponen unas condiciones «muy duras para los cazadores y a los ganaderos que quieran tener o criar sus perros como hasta ahora».

El consejero ha insistido en el ataque a la ganadería y al medio rural que ha supuesto el incluir en el Listado de Especies Silvestres en Régimen de Protección Especial (Lespre) a las poblaciones de lobo al Norte del Duero.

La Junta apoya la Estrategia Nacional de Caza aunque no garantiza «el relevo generacional»
Comentarios