lunes 26/10/20
Agricultura

La Junta cree que el decreto del vino perjudica a la producción de calidad

Carnero lo considera «insufiente» y que no equilibra a las distintas zonas de España
vendimia viñedos bodega del abad. LUIS DE LA MATA
Vendimia viñedos bodega del abad. LUIS DE LA MATA

La Junta considera «insuficiente» y «negativo» el Real Decreto del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación que adopta medidas extraordinarias para el sector del vino ya que «infravalora» y «no da la importancia necesaria» a los caldos de calidad de Castilla y León. «Era el momento de apostar por los vinos de calidad en España, y el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación no lo ha considerado así», según afirma el consejero de Agricultura, Ganadería y Desarrollo Rural, Jesús Julio Carnero, en una nota de la Junta remitida tras las diversas reuniones que ha mantenido este miércoles, telemáticamente, con los representantes de las organizaciones profesionales agrarias, las denominaciones de origen y las cooperativas vitivinícolas de la Comunidad, a través de Urcacyl.

Ante el Real Decreto 557/2020, de 9 de junio, por el que se adoptan medidas extraordinarias en el sector del vino para hacer frente a la crisis causada por la pandemia, el consejero cree que «es insuficiente y no equilibra las distintas zonas de España desde el lado de la oferta».

Carnero indica que «el paquete de medidas extraordinarias no responde» a las pretensiones de la Administración autonómica, pero, no obstante, lo considera «una oportunidad que aprovechar puesto que con toda seguridad habrá bodegueros y viticultores interesados en acogerse a ellas». Los plazos finalizan el 23 de junio, y la Consejería va a facilitar a todos los interesados la presentación de las solicitudes, para que los pagos puedan realizarse antes del 16 de octubre.

Una de las reivindicaciones que el Gobierno ha desoído de Castilla y León, es la que la Consejería le propuso al Ministro de Agricultura, en su día, aludiendo a que pidiera a Europa más fondos adicionales para el sector vitivinícola, pero esto no ha tenido lugar, como sí lo ha pedido, por ejemplo, Francia, y sí que se han reivindicado esas ayudas, por parte del Estado, para el sector del aceite de oliva.

El volumen inicial de vino que recibirá ayuda a la destilación será de 2 millones de hectolitros, de los que 0,5 millones de hectolitros serán de vinos amparados por una Denominación de Origen Protegida (DOP) y 1,5 millones de hectolitros para el resto de vinos (graneles). Aquí la consejería había solicitado que hubiera un equilibrio, en el sentido de destinar al 50 por ciento esta distribución, pero no se ha tenido en cuenta. Esta medida está dotada con 65,5 millones de euros, con importes de ayuda de 40 euros por hectolitro en el primer caso y de 30 euros por hectolitro en el segundo.

Los beneficiarios de las ayudas de destilación de crisis serán los destiladores autorizados de productos vitivinícolas que transformen vino en alcohol, pero se comprometerán con la bodega en cuestión a abonar el importe de esta ayuda una vez descontados los costes de destilación.

El alcohol obtenido en esta destilación se destinará a usos industriales, incluida la fabricación de desinfectantes y productos farmacéuticos o energéticos, nunca con fines alimentarios.

La Junta cree que el decreto del vino perjudica a la producción de calidad