viernes. 02.12.2022
Informe de la Junta

El lobezno rescatado en Abelgas estuvo cautivo y fue maltratado

La necropsia revela que el cánido murió por un proceso de anorexia asociado a un «periodo fuerte de estrés». La Guardia Civil investiga el caso de otro cachorro encontrado en un domicilio
El lobezno presentaba signos de desnutrición y maltrato. DL

El lobezno recogido en Abelgas de Luna el pasado día 20 de agosto estuvo encerrado por un largo periodo de tiempo en el que, además, pudo recibir maltrato. Esta sospecha es el motivo por el que la Junta de Castilla y León y la Guardia Civil coordinan una investigación por «la posible existencia de infracciones a la normativa estatal y autonómica en materia de patrimonio natural por la tenencia en cautividad de especies de fauna silvestre sin autorización». 
Así lo aseguró ayer la Consejería de Fomento y Medio Ambiente en un comunicado en el que destaca que el cánido murió en el Centro de Recuperación de Animales Salvajes (CRAS) de Valladolid, «por un proceso de anorexia asociado a un periodo fuerte de estrés». La consejería también detalla que antes de morir en las instalaciones del centro mostró «un comportamiento estereotipado, propio de animales mantenidos en prolongado cautiverio encerrados en espacios reducidos, sin oportunidad de mostrar su comportamiento natural».

Fuertes heridas en el cuello y almohadillas de las patas


 Según la Junta, durante la necropsia practicada al ejemplar por el personal del Centro de Recuperación de Animales Silvestres de Valladolid se localizaron «fuertes heridas en cuello y almohadillas de las extremidades anteriores y posteriores, con tejido cicatricial en sus bordes, compatibles con lesiones antiguas originadas por abrasión».
El diagnóstico presuntivo de la necropsia concluye que el fallecimiento del animal fue causado por un fallo multiorgánico, consecuencia de «una insuficiencia alimentaria, tanto en calidad como en cantidad, un manejo inadecuado (estrés) y una fuerte deshidratación, compatible con un mantenimiento del animal en cautividad durante un prolongado espacio de tiempo».
El comunicado incluye el contenido del acta, que recoge que el lobezno fue recogido por la Guardia Civil en Abelgas de Luna, que lo entregaron a los celadores de Medio Ambiente de la Junta de Castilla y León el día 20 de agosto de 2020, a las 18.00 horas, en Villablino; posteriormente los celadores lo trasladan al Hospital veterinario de la Universidad de León, siendo entregado en dicho centro a las 20.00 horas del mismo día.
«El 21 de agosto, a las 09.44 horas, desde el Hospital veterinario de la Universidad de León se comunicó a los celadores de Medio Ambiente que el estado de salud del lobezno había empeorado, solicitando su traslado al Centro de Recuperación de Animales Silvestres de Valladolid (CRAS VA), que lo reciben a las 12.30 horas del mismo día».
«El lobezno finalmente se encontró muerto a las 08.30 horas del día 22 de agosto, tanto la comida como el agua se encontraron intactos, procediéndose a realizar la necropsia del ejemplar el 28 de agosto de 2020».

El lobezno portaba un collar de plástico naranja y una cadena metálica


La consejería afirma que el lobenzo, que «llegó al CRAS en un transportín de dimensiones acordes a su tamaño», portaba «un collar de plástico naranja y una cadena metálica unida al mismo, con pelaje sucio y en malas condiciones, además de encontrarse muy nervioso y agitado».
«De forma inmediata, tras su recepción en el centro, se procedió a la extracción de sangre para su posterior análisis hematológico, bioquímico y serológico, así como a la cura de las heridas, hidratación intravenosa y medicación», destaca el comunicado, que añade que «el ejemplar se alojó en una instalación adecuada a tal fin, con comida y agua ad libitum y al dejarlo solo se observó un comportamiento estereotipado, propio de animales mantenidos en prolongado cautiverio encerrados en espacios reducidos, sin oportunidad de mostrar su comportamiento natural».
La sangre y suero fueron enviados con fecha 24 de agosto a un laboratorio externo, recibiendo los resultados con fecha 25 y 26 de agosto, y dichos resultados revelaron un leucograma de estrés (neutrofilia y linfopenia, GOT elevada), así como una hipoglucemia muy marcada (39.1 mg/100 ml, valores normales 60-130 mg/100 ml), una hipoproteinemia y una anemia no regenerativa, la trombocitosis presente podría deberse al proceso de excitación que había sufrido el animal.
Estos resultados confirman la sospecha de que el ejemplar ha pasado por un proceso de anorexia asociado a un periodo de fuerte estrés.

Investigan a otro cachorro hallado en un domicilio

El pasado sábado 29 de agosto de 2020, en una acción conjunta con la Guardia Civil y la Consejería de Fomento y Medio Ambiente, se recuperó un nuevo lobezno en el domicilio de un particular también en Abelgas de Luna, a priori presuntamente relacionado con el episodio anterior. Este hallazgo se ha  incluido en la investigación emprendida por la Junta y la Guardia Civil por la posible existencia de infracciones a la normativa estatal y autonómica en materia de patrimonio natural por la tenencia en cautividad de especies de fauna silvestre sin autorización.
Hasta el domicilio del particular se desplazaron agentes medioambientales, celadores de medio ambiente y personal veterinario del Centro de Recuperación de Animales Silvestres de Valladolid para requisar el ejemplar, y poder realizar in situ una primera valoración del estado del ejemplar.
En este caso se trataba de una lobezna viva, entre 2.5-3.5 meses. El ejemplar se encontraba en estado crítico, por lo que tuvo que ser estabilizado de urgencia “in situ”. Tras anestesiarla, rehidratar con suero intravenoso, desparasitar y administrar terapia medicamentosa de emergencia, el mismo día, fue trasladada al Centro de Recuperación de Animales Silvestres de Valladolid, donde sigue ingresada, aunque muy débil y con pronóstico reservado.
 

El lobezno rescatado en Abelgas estuvo cautivo y fue maltratado
Comentarios