sábado 22/1/22

«El aumento de la disponibilidad de agua en Castilla y León en general, y en la cuenca del Duero en particular, se plantea como imprescindible». Así lo expuso la directora general de Desarrollo Rural, María González, en el Comité Nacional Español de Grandes Presas celebrado esta semana en Las Palmas de Gran Canaria. En este encuentro, se avanzó que «esa mayor regulación de las aguas superficiales sería posible mediante la construcción de nuevos embalses o el recrecimiento de algunos de los ya existentes».

En su exposición, González describió los tres hechos fundamentales que preocupan al sector, como son la actual infradotación y falta de garantía de buena parte de los regadíos, la necesidad de poner en marcha y de garantizar el suministro de agua a los nuevos regadíos comprometidos y a los que aún no están modernizados y, más a largo plazo, abordar las posibles consecuencias del cambio climático.

En Castilla y León las demandas agrícolas suponen el 78% de las demandas totales.

La Junta demanda más capacidad de regulación en la cuenca del Duero
Comentarios