lunes 18.11.2019
Medio natural

La Junta desaprovecha las ayudas europeas para daños de lobos y osos

WWF critica en un informe que no solicite estos fondos, imprescindibles para la ganadería
Lobos en la nieve. C. GRAFI
Lobos en la nieve. C. GRAFI

Castilla y León no ha solicitado ninguna ayuda europea para prevenir los daños del lobo y del oso, a pesar de que la Comisión Europea sufraga el 100% de los costes directos e indirectos asociados a la coexistencia de estas dos especies. Así se desprende del informe presentado por WWF que, tras analizar los borradores de los Marcos de Acción Prioritaria (MAP) enviados por las distintas comunidades autónomas a la Comisión Europea, concluye que Castilla y León «desaprovecha» la financiación europea para prevenir los daños de lobo y oso, ya que las medidas solicitadas en esta fase son insuficientes o incluso inexistentes. WWF exige a la Junta que modifique el borrador de forma urgente puesto que es «imprescindible» para que Europa financie los costes.

 

El MAP es un documento en el que las autonomías especifican sus necesidades susceptibles de ser costeadas con Fondos Europeos para el próximo periodo de financiación. La dotación no solicitada en este formulario no podrá ser financiada posteriormente, desaprovechando así la oportunidad de costear medidas como la adquisición y mantenimiento de mastines, vallados y pastores eléctricos, imprescindibles para la protección del ganado y, por tanto, para apoyar a la ganadería extensiva.

 

El estudio considera preocupante que Castilla y León no haya completado en el MAP la principal medida que permite financiar acciones para la coexistencia, de prevención, mitigación o compensación de los daños ocasionados por las especies protegidas incluyendo suficiente presupuesto y el mantenimiento de las medidas, como la manutención y gastos veterinarios de los mastines, una reivindicación constante de los ganaderos.

 

WWF recuerda que recientemente se hacía pública la voluntad de la Comisión Europea de sufragar el 100% de los costes directos e indirectos asociados a la coexistencia con lobo y oso. Sin embargo, para que estos fondos lleguen a los ganaderos, las comunodades tienen que haberlos solicitado previamente en el MAP. No hay que olvidar tampoco que la inclusión de estas medidas en dicho MAP es un primer paso importante, pero después es necesaria la inclusión de estas medidas en los programas operativos autonómicos de los Fondos Europeos correspondientes.

 

Por su parte, los Comisarios europeos de Medio Ambiente y Agricultura han dejado claro en una carta enviada a los estados miembro la importancia de estas medidas de prevención y que en ningún caso deben ser sustituidas por controles letales. Recuerdan, además, la posibilidad de financiar también dichas medidas preventivas, como adquisición de vallados y perros de guarda, a través de fondos Feader o Life y de sufragar los costes añadidos de mantenimiento gracias a compromisos agro-ambientales.

 

Según Yolanda Cortés, experta en grandes carnívoros del Programa de Biodiversidad de WWF España, «los grandes carnívoros como lobo y oso son especies protegidas por la normativa europea y las administraciones tienen la obligación de garantizar su conservación efectiva impulsando la coexistencia con las actividades presentes en el territorio, como la ganadería».

La Junta desaprovecha las ayudas europeas para daños de lobos y osos