sábado 23/10/21
Medio ambiente

La Junta intensifica sus patrullas nocturnas para controlar a los osos urbanizados

Ratifica el informe del comité científico sobre un ataque ocurrido en Cangas de Narcea, que considera «muy excepcional»
El informe del CSIC especifica que la «excepcionalidad de los incidentes con osos no evita el impacto social que ocasionan». FUNDACIÓN OSO PARDO

La Junta de Castilla y León ratifica el informe elaborado por el comité científico de la Fundación Oso de Asturias, donde califica

como «encuentro fortuito» el incidente ocurrido entre un plantígrado y una vecina del municipio de Cangas del Narcea, el pasado mes de mayo «se debe diferenciar entre un encuentro fortuito con el plantígrado o un accidente» matizan desde la administración y es que según su criterio lo ocurrido en Cangas del Narcea se debe a que «se han alineado una serie de circunstancias, así como de mala suerte», a la vez que recuerdan que «estamos trabajando intensamente aplicando medidas de condicionamiento negativo para evitar comportamientos de habituación de osos pardos».

En concreto, desde finales de junio hasta la actualidad han desarrollado más de 50 servicios nocturnos por las Patrullas Oso de la Junta de Castilla y León, con hasta tres miembros de las patrullas por noche.

Condicionamiento

Se han aplicado medidas de condicionamiento negativo para evitar la habituación de ejemplares

En el documento elaborado por el comité recuerdan que el encuentro se produce en una pequeña carretera local y de unos pocos segundos, y que en la huida, el animal la golpeó con una de sus patas delanteras, derribándola. Como consecuencia de ello la mujer sufrió heridas graves en la cara y, como resultado de la caída, la rotura de la cadera. El lugar donde se produjo el accidente está ubicado a unos 400 metros del pueblo de Sonande, habitado por unas 30 personas y de donde es originaria la mujer accidentada y no por tanto en un núcleo habitado, y ni siquiera en sus inmediaciones.

En el escrito destacan que estos incidentes son «extremadamente raros y excepcionales», recordando que este caso sería el octavo ocurrido en la Cordillera Cantábrica con la población de osos en las tres últimas décadas y el primero en Asturias «, a la vez que afirman que ni siquiera en este caso, como en todos los ocurridos en las últimas décadas en la Cordillera se puede hablar de un suceso en los alrededores de un núcleo habitado y que esté relacionado con la cercanía de los osos a los pueblos. Y consideran que es «necesario» avanzar en el conocimiento de estos casos, las condiciones y las características de los osos implicados y el comportamiento del animal y de las personas involucradas.

Fuera de la localidad

El comité recuerda que el incidente ocurrió en la carretera a unos 400 metros del pueblo

Un escrito que también habla del mal uso de los términos como «oso humanizado», «acción agresiva», «oso habituado», «oso peligroso» u «oso problemático» los cuales «construyen y prejuzgan un relato de lo ocurrido que no ayuda al conocimiento de las circunstancias habidas y al entendimiento por la sociedad de las causas de estos incidentes», Incluso el término «ataque», es considerado como que «tiene una connotación ofensiva y pro-activa que no se ajusta al comportamiento re-activo, que todo indica ha rodeado este caso». Si bien consideran que la «excepcionalidad de estos incidentes no evita el impacto social que ocasionan» y que «no puede ser desatendido por los responsables de las políticas de conservación de la especie, especialmente en las campañas informativas.

La Junta intensifica sus patrullas nocturnas para controlar a los osos urbanizados
Comentarios