lunes. 04.07.2022
Campo

La Junta intentará también salvar las cabañas ganaderas con nuevos casos de tuberculosis

Admite la «complejidad» de la situación tras los positivos detectados después de indultar a la ganadería de Lario
                      Todavía falta por hacer más saneamientos en la zona. JESÚS F. SALVADORES
Todavía falta por hacer más saneamientos en la zona. JESÚS F. SALVADORES

Ante la aparición de nuevos casos de tuberculosis bovina en tres explotaciones de la montaña de Riaño, que afectan a 600 reses, y después de firmar el indulto para otras 140 afectadas inicialmente en Lario, la Junta de Castilla y León sigue buscando alternativas legales y sanitarias que no supongan el sacrificio masivo de las explotaciones afectadas.

Así lo ha confirmado el portavoz de la Junta y consejero de Economía, Carlos Fernández Carriedo, que aseguró ayer, en la rueda de prensa posterior al Consejo de Gobierno, que los casos de tuberculosis bovina detectados en León son un «elemento de preocupación» para el Gobierno autonómico y ha señalado que la Consejería de Agricultura «lo está analizando para tomar las decisiones que a la vez permitan garantizar la lucha contra la enfermedad con el funcionamiento de la actividad ganadera en el territorio». Carriedo ha reconocido que se trata de un aspecto «especialmente complejo», ya que se trata de luchar contra la propagación de la enfermedad «causando el menor daño posible a la actividad productiva en la Comunidad».

Podría haber más

No se descartan nuevos casos ya que falta por hacer varios saneamientos en la zona

Por su parte, el presidente de la Junta de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco, anucnió ayer que se está trabajando en un Plan de Control de las enfermedades más importantes y una actualización de la normativa aplicable, donde «se tendrán en cuenta los intereses de los ganaderos».

El caso de los nuevos casos se produjo en el matadero donde tres reses de una ganadería de Lario dieron positivo hace un mes. Estas vacas pertenecen a dos de las explotaciones, pero se han visto afectadas las tres ganaderías dado que pertenecen a tres hermanos que comparten pastos.

Normalidad

Las 140 reses de Lario ya disfrutan con la seguridad de que no van a ser sacrificada

En el caso de Lario se tomó la determinación de no sacrificar a toda la ganadería en base a los datos epidemiológicos, por lo que se estudia si se puede hacer los mismo ante estos nuevos positivos. Todo va a quedar supeditado a lo que se decida desde la dirección general de Agricultura de la Junta de Castilla y león que tomará una decisión en base a los informes remitidos desde León.

Los ganaderos siguen apuntando a que la causa de estos positivos son los animales salvajes dado que las explotaciones ganaderas no mantienen contacto entre ellas. «Lo que habría que hacer es analizar a los animales salvajes como jabalíes, venados y otros». Esta explotación de Riaño había hecho hace ya siete años un vaciado total y había incorporado reses sanas y sin embargo han vuelto a dar algunas positivas en tuberculosis.

No se descarta que salgan nuevos casos, ya que aún quedan saneamientos pendientes a más explotaciones así como a las reses de los trashumantes que llevan los animales a los puertos que han contratado en la montaña de Riaño. Por eso, el sector ganadero considera que la solución no puede ser el vaciando ya que se acabaría con toda la cabaña ganadera de esta montaña leonesa.

En lo que coinciden todos los ganaderos es que se maten las reses que den positivo en tuberculosis y se hagan nuevas pruebas al resto de las reses tal y como se había hecho hasta hacer poco.

Mientras tanto, las 140 reses de Lario ya disfrutan con la seguridad de que no van a ser sacrificadas.

La Junta intentará también salvar las cabañas ganaderas con nuevos casos de tuberculosis
Comentarios