lunes. 27.06.2022

La Junta multa a Mieres por primera vez por la ilegalidad del bar-refugio de Pinos

Medio Ambiente propone una sanción de 2.001 euros al carecer el local de licencia.
Los babianos denunciaron que policías locales de Mieres acudieron a regular el tráfico en Pinos.

Casa Mieres, el enclave más reconocible del polémico asentamiento ganadero de Pinos, cuya ilegalidad denuncian desde hace años las juntas vecinales leonesas y la Asociación Montañas de Babia y Luna, ha generado al Ayuntamiento del Caudal su primera propuesta de sanción por parte de la administración autonómica.

El servicio territorial de Medio Ambiente quiere imponer al Consistorio de Mieres una multa de 2.001 euros y la pérdida de subvenciones de la Consejería durante dos años, tras comprobar el pasado verano que en el establecimiento se llevaba «a cabo una actividad hostelera careciendo de la preceptiva licencia ambiental para ello», refleja la resolución.

Las pedanías agradecen que la delegación territorial «se haya atrevido a abrir un expediente sancionador después de años de denuncias, y ante la pasividad del Ayuntamiento de San Emiliano, que era el competente para actuar», aunque consideran «escasa la multa, porque representa la mínima cuantía que se puede imponer y no prevé el cierre de las instalaciones», asegura el letrado Carlos González-Antón. Por eso han presentado alegaciones solicitando la clausura de Casa Mieres y que se eleve la sanción pecuniaria a 200.000 euros. Como medida cautelar piden, además, la suspensión de la actividad del local en el puerto.

La Junta «yerra»

El alcalde de Mieres, Manuel Ángel Álvarez, alega para defenderse que la Junta «yerra manifiestamente, ya desde el hecho base, pues el Ayuntamiento de Mieres no ejerce actividad hostelera alguna» allí. Según asegura, Casa Mieres es «realmente un refugio de montaña, tanto para los montañeros como para los propietarios de reses con derechos a pasto, prestando desde tiempos casi inveterados una utilidad social para la colectividad y no una actividad mercantil en sí misma». El regidor considera «difícil de explicar» a esos usuarios que se dejase de prestar el servicio en un lugar tan emblemático como el de Peña Ubiña, el ascenso más utilizado por los alpinistas y excursionistas que ascienden por la ruta Sur. Recuerda que el Ayuntamiento de Mieres «siempre ha intentado ser respetuoso con la legalidad» y aporta la última solicitud para intentar arreglar las ilegalidades que remitió el 2007 al Ayuntamiento de San Emiliano.

Un edificio de 87 años

Mieres hace historia en su escrito a la Junta indicando que «el refugio» se construyó en 1926 para alojar por la noche a los ganaderos asturianos en un tiempo en que no existían medios de locomoción como los actuales. Esos argumentos son, a juicio de la Asociación Montaña de Babia y Luna, «una burla a las administraciones de Castilla y León y a los vecinos y ganaderos de Babia», que han comprobado cómo cada verano existen servicios de bar y restaurante en esas dependencias, así como de alojamiento. Señalan que el Ayuntamiento de Mieres ha solicitado licencia unas veces para bar, otras para cantina y ahora como refugio, «en un burdo intento de negar la realidad».

«Seguiremos exigiendo que Mieres abandone la comunidad, como único medio para acabar con el colonialismo que está ejerciendo. Si Mieres no puede dar pastos a sus ganaderos dentro de su término municipal, tendrá que ayudar a la reconversión de ese sector, pero no lo puede hacer a costa de los ganaderos de León y en contra de nuestro Estatuto de Autonomía», remarca González-Antón.

La Junta multa a Mieres por primera vez por la ilegalidad del bar-refugio de Pinos
Comentarios