sábado 15/8/20
Patrimonio

La Junta pone en peligro el patrimonio centenario de la MSP

Los archivos de Coto Minero Cantábrico llevan en liquidación desde el año 2013 sin que la Consejería de Cultura se haya interesado por ellos
La Junta pone en peligro el patrimonio centenario de la MSP

No es sólo el cierre de las minas, ni la pérdida de riqueza y empleos que el fin del carbón conlleva. La muerte del tajo, la clausura de las térmicas, la transición ecológica que se atisba en el horizonte de 2022 supone la pérdida de una manera de entender la vida que va mucho más allá de lo que augura Europa, sobre todo a la vista del escaso interés que la administración parece tener en su conservación. Es el caso del patrimonio de Coto Minero Cantábrico, sociedad surgida de la fusión en 2008 de la Minero Siderúrgica de Ponferrada y Hullas de Coto Cortés, empresas constituidas en 1918 y 1919 respectivamente. Es decir, el patrimonio de ambas recorre la vida, las costumbres, el archivo documental de toda una sociedad a punto de morir.

Trascendencia social
Y es que, como recuerda Víctor del Reguero, secretario del Club Xeitu, «además de su transcendencia social, económica y cultural, la MSP ha sido durante muchos años la mayor empresa privada de explotación de carbón de España». El club Xeitu ha pedido formalmente a la Junta de Castilla y León que salve de la desaparición y se haga cargo de este patrimonio documental, cumpliendo con sus competencias en la materia. Aunque la petición abarca la totalidad de los fondos documentales que pueda tener la empresa, se hace especial hincapié en el fichero, en el que se conserva la identidad y datos de todos los trabajadores que han pasado por la empresa en sus cien años. Sus documentos recogen rostros, nombres y apellidos, circunstancias personales, localidades de origen, ascensos profesionales, enfermedades, causas de la baja laboral (no pocas veces, por accidente de trabajo, enfermedades como la silicosis o accidente mortal)…

«La Consejería de Cultura tiene el deber de garantizar, tanto su conservación íntegra como la puesta a disposición pública a través de los centros que integran el sistema archivístico de nuestro territorio»

«En sí mismo conforma no solo un elemento esencial de la historia y la memoria de este territorio sino un bien de interés cultural y público que debe ser salvaguardado conforme a la ley», defiende Del Reguero.
Sin embargo, y a pesar de que esta empresa se encuentra en liquidación judicial desde septiembre de 2013, Xeitu denuncia que la Junta no ha tenido interés alguno en su adquisición. «La Consejería de Cultura tiene el deber de garantizar, tanto su conservación íntegra como la puesta a disposición pública a través de los centros que integran el sistema archivístico de nuestro territorio», subraya Del Reguero, que recuerda que, según tanto la Ley de Patrimonio Histórico Español como la de Castilla y León, el archivo histórico de ambas empresas debe ser considerado patrimonio histórico documental y, por lo tanto, debe pasar a patrimonio público.

«El fondo conserva fotografías que en no pocos casos no tienen ni siquiera las propias familias», argumenta

«Es la única manera de garantizar su custodia y salvaguarda ante cualquier eventualidad que pudiera ocurrir». Asimismo, defiende que es deber de la Junta garantizar su conservación íntegra como, en su caso, la puesta a disposición pública de los centro que integran el sistema archivístico. El historiador sostiene que el fichero de trabajadores contiene todo y es un reflejo de la vida y la sociedad de León durante más de un siglo. «Su importancia a nivel colectivo está clara, es un testimonio único que, de perderse, supondrá la pérdida de una importante memoria común», dice y añade que, desde el prisma individual, permitirá a las familias y herederos de los antiguos trabajadores conocer las vicisitudes de sus antepasados e incluso puede enseñarles un rostro que no han visto nunca. «El fondo conserva fotografías que en no pocos casos no tienen ni siquiera las propias familias», argumenta.

Imagen de las obras de construcción de la térmica de Compostilla. CORTESÍA COUREL/SR FLORENTINO

Diferencias con la Hullera
Por todo ello, desde Xeitu se incide en la importancia que para la historia de España tiene que el fichero pase a titularidad de la administración pública con todas las garantías y ser depositado en el Archivo Histórico Provincial de León. Se pregunta Víctor del Reguero por la razón de que no se ha hecho nada hasta ahora, a pesar de que la MSP ha conformado la historia y la identidad social y económica y cultural de Laciana y el Bierzo durante un siglo. «¿Por qué, sin embargo, sí ha habido gestiones por parte de la Junta sobre los bienes de la también liquidada Hullera Vasco-Leonesa. ¿A qué responde ese agravio?», denuncia. Xeitu ya advirtió por escrito a la Junta de la situación de este patrimonio hace cinco años, en 2013, cuando se inició la liquidación de la sociedad Coto Minero Cantábrico, y no ha sido hasta el pasado 16 de julio cuando la directora de Políticas Culturales, Mar Sancho, aseguraba que la Junta se personaría en la liquidación.

La Junta pone en peligro el patrimonio centenario de la MSP