miércoles. 10.08.2022

Las juntas vecinales babianas logran parar la fiesta de Mieres en el puerto de Pinos

El juzgado incide en que el ayuntamiento asturiano no puede actuar fuera de los límites de su término municipal

No habrá este año tampoco fiesta en la Casa Mieres del Puerto de Pinos. El Juzgado de lo Contencioso-Administrativo número 3 de León suspendió ayer la autorización que había dado el Ayuntamiento de San Emiliano al Ayuntamiento de Mieres para celebrar la Virgen de las Nieves, el próximo domingo, dentro de los terrenos de León.

El fallo da contestación al recurso interpuesto por las juntas vecinales de Pinos, Villargusán, San Emiliano y Candemuela, y la Federación Leonesa de Entidades Locales Menores. Los colectivos habían recurrido la autorización que el Ayuntamiento de San Emiliano otorgó al de Mieres, a pesar del requerimiento previo de que no se otorgase dicha autorización. «A pesar de haber debate en el Pleno, el alcalde apoyó la solicitud de Mieres, sin tener en cuenta los argumentos en contra de las sentencias firmes que ya hay sobre el ejercicio de competencias administrativas por Mieres dentro de la provincia de León», recordaron los recurrentes.

Frente a esta actuación, el auto del magistrado del juzgado número 3 de León se apoya en los argumentos de las sentencias firmes recaídas sobre «este ya secular conflicto, pero que son plenamente aplicables. Frente a los argumentos de los asturianos, que se amparan en el «Reglamento para el gobierno, uso y disfrute de los pertos (Puerto de Pinos) que el Ayuntamiento de Mieres posee en términos de San Emiliano», el juez insiste en que «un ayuntamiento no puede dictar normas con aplicación en otra provincia y comunidad autónoma, ni siquiera con carácter subordinado o supletorio». «Sencillamente, la potestad. normativa local está limitada al termino municipal y, fuera de él, cualquier intento de llevar efecto las previsiones de este sedicente ‘reglamento’ constituiria una pura actuación material sin cobertura jurídica, una ‘vía de hecho’ en el sentido más clásico y preciso de la expresión», detalla.

Aunque Mieres insiste en que «no está ejerciendo ninguna competencia, sino pidiendo autorización para celebrar una fiesta», el magistrado avisa de que la afirmación es «ciertamente inexacta», dado que «las administraciones públicas sólo actúan, y sólo pueden actuar, en ejercicio de sus competencias y, en el caso de los ayuntamientos, dentro de los limites del término municipal». Agarrado a estos argumentos, accede al recurso de las juntas vecinales babianas, lo que hace que la suspensión alcance hasta que la sentencia que recaiga en este procedimiento sea firme.

Las juntas vecinales y la federación leonesa recurrentes incidieron en que es «esperable que Mieres no quiera asumir la ilegalidad de su situación en el Puerto de Pinos», pero se sorprendieron de que «el Ayuntamiento de San Emiliano se empecine en darle cobertura».

Las pedanías anunciaron que, dentro de la batalla judicial a la que se han visto «obligadas», en septiembre irán más allá para «conseguir que el Ayuntamiento de Mieres abandone definitivamente Babia y que el Puerto de Pinos pase a ser una infraestructura que sirva para el desarrollo económico de Babia y de la montaña de León».

Las juntas vecinales babianas logran parar la fiesta de Mieres en el puerto de Pinos
Comentarios