viernes 27/5/22

Una sentencia del Juzgado de lo Social número 1 de León ha considerado procedente el despido de un trabajador con posterioridad a que la empresa se acogiera a un Erte como consecuencia de la covid, según el Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León (TSJCyL).

El juez ha entendido que la empresa, Casto Pequeño, SLU, ubicada en Valderas, que atravesaba «serios problemas financieros» con anterioridad a la pandemia, ha justificado que las causas del despido son estructurales y, por tanto, distintas a aquellas en las del Erte, que eran coyunturales.

En este sentido, ha señalado que «la situación de la empresa resultaba mucho más negativa a la fecha de despido (octubre de 2021) que a la fecha de inicio del Erte vigente en la empresa (marzo de 2020), concurriendo un cambio relevante y sustancial de sus circunstancias económicas y financieras que no guardan relación directa con la crisis económica derivada de la pandemia y sí con la delicada situación estructural de la empresa».

Así, concluye que «no puede exigirse a una empresa que sufra esas dificultades que siga manteniendo toda su plantilla mediante Erte durante un prolongado lapso temporal, lo que podría afectar al mantenimiento definitivo del empleo».

Un juzgado avala el despido de un empleado en Erte en Valderas
Comentarios