lunes. 26.09.2022
Campo

KWS busca ser más «competitiva» en un sector remolachero «desafiante»

La Finca Valdemora de La Bañeza acogió ayer una jornada técnica de la empresa semillera
Instante del debate sobre el sector remolachero durante la jornada. JESÚS F. SALVADORES

La empresa de semillas KWS congregó ayer a cerca de 300 agricultores en la Finca Valdemora de La Bañeza con la realización de una jornada técnica sobre remolacha donde abordaron temas específicos del cultivo, así como del mercado del azúcar y de las perspectivas a corto y medio plazo del sector.

Un encuentro con la vista puesta en la primavera de 2020, ya que según resaltó el country manager de KWS Semillas Ibérica, Santiago Felizia, «el contexto del sector es sin duda desafiante y nos obliga a ser cada vez más competitivos». Al respecto, indicó que «hay una incertidumbre de precios de mercado y de oscilaciones en buena parte del sector pero va más allá de la remolacha, es en el sector agropecuario en general».

En ese sentido, Felizia aseguró que «la remolacha es nuestra apuesta total porque creemos que es un cultivo que aportará muchísimas cosas en lo social, en lo ambiental y en lo económico»; a lo que añadió: «nuestra parte como semilleros es la contribución a través de la semilla y apostamos por la mejora en la genética y en la agronomía y, para ello, tenemos a un montón de gente trabajando para que la remolacha continúe siendo un cultivo clave y estratégico para  muchos agricultores».

La directora de Aimcra defendió la rentabilidad de la remolacha en la rotación de regadíos

El responsable comercial de KWS en España «la mejora genética está enfocada en aumentar las productividades del cultivo para contribuir con la rentabilidad, pero también para generar mecanismos de defensa o de tolerancia en la remolacha frente a agentes externos patógenos que cada más son más frecuentes en el caso de esta zona».

En la jornada técnica participó también la directora de Aimcra (Asociación de Investigación para la Mejora del Cultivo de la Remolacha Azucarera), Elba Rosique, que habló de la remolacha como un cultivo rentable, competitivo y sostenible en la rotación de regadíos. Al respecto, detalló que «estamos trabajando en diferentes proyectos como el control de la cercospora, el control de la amarillez transmitida por el pulgón, los costes del riego y en el uso eficiente del nitrógeno en los que tenemos muy claro que se puede mejorar la rentabilidad apoyándonos en la innovaciones tecnológicas para ser capaces de darle la mejor recomendación a cada agricultor para que pueda ser mas eficiente y conseguir ahorro en su cultivo».

Otro de los responsables de KWS, Gonzaga Hernández, se mostró «optimista» respecto al precio del azúcar en los mercados internacionales, «que ya está subiendo, y con una tendencia a que así siga». Por su parte, otro miembro de la compañía, Javier Fuertes, que habló sobre las variedades de remolacha, resaltó que «lo importante es poner más valor en la semilla, no en productos fuera de la semilla».

KWS busca ser más «competitiva» en un sector remolachero «desafiante»
Comentarios