lunes 21.10.2019
INDUSTRIA

Laciana pierde la fábrica de cerámica al carecer de suministro de gas canalizado

Con una inversión de 23 millones de euros, la empresa intentará poner en marcha su proyecto en La Pola de Gordón
Fotografía del antiguo lavadero de carbón de Villablino. DL.
Fotografía del antiguo lavadero de carbón de Villablino. DL.

La fábrica de cerámica que había proyectado construir en Villablino la empresa Ingenia no será una realidad, al carecer el valle de gas canalizado que sirva de combustible a la fábrica, según aseguraron ayer fuentes de la compañía. El inconveniente resulta insalvable, pues «está fuera de nuestro alcance» realizar la inversión que garantice el suministro energético. Esta actuación «se suele hacer para todo el municipio, no solo para una fabrica», explicaron las mismas fuentes, que mostraron su extrañeza por la falta de infraestructura para este servicio «en una zona como Villablino».

 

El Instituto para la Reestructuración de la Minería del Carbón y Desarrollo Alternativo de las Comarcas Mineras (IRMC) había aprobado conceder una subvención a Ingenia por valor de 4,6 millones de euros, subsidio que la empresa ha perdido al no cumplir con uno de los requisitos de la convocatoria: justificar el 10% del valor total del proyecto antes de cumplir los seis meses desde su adjudicación. En este caso, el porcentaje suponía destinar dos millones de euros, ya que el proyecto estaba valorado en 23 millones de euros. La sociedad mercantil tenía previsto cumplir con este apartado mediante la compra de los terrenos. Sin embargo, declinó adquirir suelo ante la falta de garantías para el suministro de gas.

 

Ingenia ha presentado este proyecto «con algunas modificaciones para otra zona», en concreto, La Pola de Gordón. En este sentido, el ministerio en su momento, dictaminó una resolución sobre esta pérdida de subvención derivaba de esta falta de justificación.

 

LA ILUSIÓN PERDIDA

 

Por su parte, el alcalde de Villablino, Mario Rivas, manifestó su decepción por la pérdida de esta oportunidad de empleo para la comarca, pero matizó que las empresas que llegan a la zona tienen que conocer los recursos que los que disponen y de los que carecen. «Lo siento especialmente por la ilusión que generaba. Hay que tener en cuenta el daño moral que conlleva» la noticia conocida ayer.

 

Por otro lado, la asociación de empresarios de Laciana manifestaba que no tenían datos suficientes para hacer una valoración de la pérdida de este proyecto, pero lamentaba «que nuevamente se pierda otra oportunidad de empleo».

 

Además de la fábrica de cerámica, la empresa tenía previsto instalar en Laciana un centro de investigación y desarrollo, cuya ubicación tampoco está decidida en estos momentos.

 

La promotora del proyecto propone un nuevo modelo de industria cerámica, comprometida con la protección del medio ambiente. Con una inversión de 23 millones de euros, la factoría tenía prevista la creación de 52 puestos de trabajo y la contratación de mano de obra en la comarca, muy castigada por el cierre de la minería del carbón.

 

Ingenia había elegido el antiguo lavadero de carbón por tratarse de una zona industrial con espacio para la ampliación de las instalaciones fabriles si el volumen de pedidos lo requería en el futuro. El lavadero también despertó el interés de otra empresa, con el fin de crear un centro de ocio.

Laciana pierde la fábrica de cerámica al carecer de suministro de gas canalizado