jueves 23/9/21
ECOLOGÍA Y MEDIO AMBIENTE

León irrumpe en el Atlas Global de conflictos ambientales con 5 casos

Sus autores incluyen los cielos abiertos, el lobo, San Glorio, la Sama-Velilla y Cosmos
Un lobo en un bosque leonés

Un equipo internacional de expertos coordinado por investigadores del Instituto de Ciencia y Tecnología Ambientales (Icta) de la Universidad Autónoma de Barcelona (UAB) ha elaborado el «Atlas Global de Justicia Ambiental», una plataforma interactiva que analiza la trayectoria de un millar de conflictos ecológicos y espacios de resistencia a nivel mundial fruto de la colaboración entre activistas y académicos. Un total de 33 conflictos se localizan en España, de los que cinco se enmarcan dentro de la provincia de León. La explotación de cielos abiertos en Laciana, el Plan de Gestión del Lobo, el proyecto para construir la estación de esquí de San Glorio, la línea de alta tensión Sama-Velilla, y la incineradora de Cosmos en Toral de los Vados han dado a León sobrados méritos para ocupar un lugar destacado entre los mil conflictos medio ambientales que más impacto social han provocado en los últimos tiempos.

«Los criterios utilizados para seleccionar los casos no se refieren tanto al impacto ambiental que suponen, sino a su trayectoria histórica, la movilización y repercusión social que provocan y su singularización», explica Amaranda Herrero, doctora en Sociología Ambiental del ICTA de la UAB y coautora del proyecto, que fue presentado el pasado 19 de marzo en la Delegación del Programa de la Naciones Unidas para el Medio Ambiente en Bruselas.

Por este motivo, el comité de expertos ha tenido en cuenta las nuevas formas de movilización social, que no siguen ningún tipo de estructura determinada, y que fluyen de las redes sociales. Uno de los casos más evidentes de esta movilización social se encuentra en el conflicto generado entorno al lobo en la provincia de León, una especie que ha mantenido a conservaccionistas y ganaderos enternamente enfrentados, y que ha protagonizado auténticos lobbies y campañas de denuncia a través de Twitter o Facebook.

«Lo que se busca con este proyecto es crear una herramienta de trabajo con la que sensibilizar a los distintos estamentos sociales sobre las fricciones que causan estos conflictos, tanto en el medio ambiente como en la sociedad, y habilitar unos espacios de movilización y de protesta contra estos proyectos que permanecen ciegos a los problemas que generan», concretó Amaranda Herrero.

El atlas es el resultado del proyecto europeo Environmental Justice Organizations, Liabilities and Trade (EJOLT), dirigido por el catedrático de Economía de la UAB, Joan Martínez Alier, con la participación de 23 universidades de 18 países.

Este grupo de expertos trabaja constantemente en la actualización de los conflictos, que según Martínez, llegarán a dos mil dentro de aproximadamente doce meses. En este sentido explica que «el atlas muestra cómo los conflictos ecológicos están aumentando en todo el mundo, por las demandas de materiales y energía de la población mundial de clase alta y media».

León irrumpe en el Atlas Global de conflictos ambientales con 5 casos