jueves 26/5/22

Según datos del Ministerio de Agricultura, Ganadería, Pesca y Alimentación, las mujeres representan actualmente más de un tercio de las personas que trabajan en las explotaciones agrarias familiares, pero, en la mayor parte de los casos, tan sólo los hombres figuran como titulares de las explotaciones mientras que ellas aparecen como cónyuges en la categoría de «ayuda familiar». Pese a que la inmensa mayoría de las mujeres agricultoras comparten de igual a igual las tareas agrícolas de las explotaciones familiares con sus parejas, estas actividades son vistas como una extensión de sus tareas domésticas y de cuidados. Con objeto de paliar esta situación de desigualdad e invisibilización del trabajo de las mujeres rurales en el sector agrario y las consecuencias negativas que de ella se derivan,el 5 de enero de 2012 entró en vigor la Ley 35/2011 sobre titularidad compartida de las explotaciones agrarias con los objetivos de profesionalizar la actividad agraria de las mujeres, mejorar la participación femenina en las organizaciones agrarias y visibilizar el trabajo de las mujeres en las explotaciones agrarias.

Con esta ley también se persigue fomentar la igualdad entre hombres y mujeres, mejorar la calidad de vida en el medio rural y ayudar al asentamiento de la población rural y conseguir así paliar los efectos de la despoblación.

Una ley creada para paliar la desigualdad de la mujer en el campo
Comentarios