martes. 29.11.2022

Un largo litigio judicial entre la Junta Vecinal de Chozas de Abajo y la empresa Aereoservicios León SL está poniendo en grave peligro el proyecto del aeródromo ubicado en esta localidad leonesa y la llegada de una escuela de pilotos de ultraligeros. Un proyecto que se encuentra en pleno desarrollo tras conseguir el pasado mes de julio la autorización de la Agencia Estatal de Seguridad Aérea (AESA) para la apertura al tráfico aéreo.

Según ha resaltado a Efe una de las socias de la empresa, Lara Alonso, el aeródromo cuenta con unas «óptimas» condiciones, tanto por la pista como por las instalaciones para desarrollar esta actividad. En la actualidad, el aeródromo de Chozas se asienta en terrenos propiedad de la empresa, donde se encuentran los hangares, las instalaciones hosteleras y una piscina, a excepción de la pista que es propiedad de la Junta Vecinal de Chozas de Abajo.

En 2004 empezaron los problemas para la empresa ya que dejó caducar la licencia del aeródromo para poder volar. Desde el 2005 la empresa, ahora Aeroservicios León SL, ha estado intentando volver a conseguir la licencia de vuelo, unos trámites que siempre se han visto obstaculizados por la junta vecinal y su pretensión de revocar el contrato de cesión de los terrenos ante la falta de pago del arrendamiento durante varios años.

Un acuerdo de la junta vecinal en 2015 rescindía el contrato para evitar la prórroga, una decisión que fue recurrida por la empresa y que fue refrendada en junio de 2018 por la nueva junta vecinal salida tras las elecciones. Desde entonces el acuerdo de desalojo de la finca de la junta vecinal ha sido recurrido sin éxito por la empresa, por un defecto de forma, en los juzgados de León y el Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León (TSJCyL), estando finalmente pendiente de un recurso ante el Tribunal Supremo. El gerente de Aeroservicios León, Andrés Laiz González, ha asegurado que se encuentran al día en el pago del arrendamiento y ha considerado que el contrato se prorrogó de facto en 2015 hasta el año 2025.

Un litigio pone en peligro la llegada de la escuela de pilotos de ultraligeros
Comentarios