viernes. 27.01.2023
Los desprendimientos de tierra se han vuelto a repetir en la carretera comarcal C-631, entre Ponferrada y Villablino, como consecuencia de las lluvias, y desde hace una semana permanece instalado un semáforo para regular el tráfico a la altura de la localidad de Cuevas del Sil, aproximadamente en el punto kilométrico 50 de esta vía. El semáforo se colocó para evitar la invasión de uno de los dos carriles por un montón de tierra como consecuencia del argayo, y aunque poco después del desprendimiento se procedió a la limpieza de la calzada, se mantiene la señal de precaución en previsión de nuevos aludes, al igual que ya había ocurrido durante todo el invierno del pasado año. Circular con precaución Además, los conductores que utilicen esta vía deben circular con especial precaución por toda esta zona, porque se están desprendiendo piedras y rocas que acaban en mitad de la calzada, con el consiguiente peligro para los vehículos. De hecho, el pasado año se produjeron varios accidentes en los que afortunadamente no hubo que lamentar ninguna víctima, pero sí cuantiosos daños materiales. Aunque el trazado de esta vía está vigilado permanentemente por el servicio de conservación de carreteras de la Junta, esto no impide que pueda ocasionarse alguna desgracia justo en el momento de originarse los argayos o caídas de objetos a la vía pública. Este mismo problema ya se repitió durante todo el invierno del pasado año, y desde la Junta se justificaron entonces los desprendimientos por el asentamiento del terreno después de las obras de acondicionamiento llevadas a cabo entre Toreno y Villablino.

Las lluvias provocan de nuevo desprendimientos en la comarcal 631
Comentarios