lunes. 05.12.2022
villablino

El ‘sí quieru’ de Mero y Berta

San Miguel acogió ayer una boda típica lacianiega, en la que un matrimonio renovó sus votos tras 25 años de casados.
Tanto los novios como la comitiva que les acompañaban iban ataviados con trajes tradicionales.

La iglesia de San Miguel acogió en la tarde de ayer la boda tradicional lacianiega, incluida dentro de la fiesta Manteos a la calle que organiza el grupo Tsaciana en colaboración con el Ayuntamiento de Villablino, e incluido dentro del programa cultural La Otoñada.

En esta ocasión los contrayentes de esta boda fueron Mero y Berta que renovaron sus votos tras 25 años de casados y cuyo primer sí quiero fue en la iglesia de la pedanía lacianiega de Rabanal de Abajo.

La hora de esta celebración estaba marcada para las seis de la tarde, y como en cualquier otra ceremonia de estas características, el novio estaba minutos antes en la puerta de la iglesia, acompañado por la madrina. La novia llegó en un carro tirado por caballos en compañía del padrino.

Tanto los novios, como los padrinos y la comitiva que les acompañaba, iban ataviados con la ropa típica tradicional de antaño y donde los contrayentes se mostraron un poco nerviosos en una ocasión tan especial.

Tras esta emotiva celebración, se realizó el tradicional reparto de la recha con manteca entre los invitados, y los novios fueron elogiados con canciones de boda.

Para finalizar con la celebración, se llevó a cabo un recorrido por los bares ubicados por la Plaza de Villablino, y poco después pudieron degustar de una suculenta cena, tras ello baile y el reparto de sopas de ajo.

El ‘sí quieru’ de Mero y Berta
Comentarios