sábado 16/1/21
Cuando tu afición la llevas al trabajo

Un luchador incansable por la flora autóctona

El joven roblano Miguel Ángel Blanco acaba de finalizar su TFG sobre la recuperación del emblemático Negrillón de Boñar, así como de la creación del bosque mixto ripario que ocupaba las vegas de los ríos
El ingeniero forestal Miguel Ángel Blanco Rodríguez tomando datos para el muestreo de los diferentes genotipos de Ulmus minor. DL
El ingeniero forestal Miguel Ángel Blanco Rodríguez tomando datos para el muestreo de los diferentes genotipos de Ulmus minor. DL

Todo trabajo es más sencillo cuando haces lo que te gusta, pero lo es mucho más, cuando es tu afición y tu vocación. Algo que ha aprovechado el joven roblano Miguel Ángel Blanco Rodríguez para llevarlo a cabo en su Trabajo Final de Grado (TFG) en Ingeniería Forestal y del Medio Natural de la mano de la Escuela Técnica Superior de Ingenierías Agrarias de Palencia que, como gran aficionado a todo lo relacionado con el mundo vegetal y con la preservación de lo autóctono —puesto que también tiene entre manos un proyecto para tratar de recopilar toda la información posible sobre las plantas y sus usos tradicionales dentro de la Reserva de la Biosfera de los Valles de Omaña y Luna nutriéndose del saber de sus paisanajes—, ha sabido aplicarlo a la perfección en el desarrollo de su TFG.

Olmos1

Panel informativo realizado por Miguel Ángel. DL

Bajo el título de ‘Recuperación del bosque mixto ripario y de la olmeda tradicional de Boñar’, el Trabajo Final de Grado versa sobre la recuperación del emblemático Negrillón de Boñar, así como de la creación del bosque mixto ripario que antiguamente ocupaba las grandes vegas de los principales ríos leoneses. Un proyecto de recuperación cuyas primeras obras finalizaron el pasado mes de septiembre y que también le ha servido a Miguel Ángel para recibir la titulación de ingeniero forestal.

El proyecto

Miguel Ángel ha plantado en El Soto de Boñar 43 ejemplares de olmos para su recuperación

El proyecto se ha desarrollado en la zona recreativa conocida popularmente como ‘El Soto’ de Boñar, que está ocupada en parte por plantaciones de chopo autóctono y clones. Según explica el joven roblano «las choperas de Populus nigra fueron plantadas en la mitad del siglo XX, por lo que se encontraban en estado de deterioro y agravado por la presencia de Paranthrene tabaniformis». Fue entonces cuando el Ayuntamiento de Boñar decidió talar estas choperas y buscar una alternativa diferente para la posterior implantación vegetal. «Es de destacar la excelente disposición del Ayuntamiento de Boñar para restaurar en parte la olmeda tradicional, mostrando una sensibilidad ambiental que no es frecuente en este tipo de actuaciones», destaca Miguel Ángel.

Para llevar a cabo este proyecto para su TFG, ha utilizado 22 ejemplares de cuatro clones diferentes de negrillo, Ulmus minor, para recuperar la olmeda cuya referencia se remonta a la mitad del siglo XVI. También ha plantado 21 ejemplares de Ulmus laevis, especie necesaria de proteger y cuya distribución natural abarca parte de las riberas de los principales ríos leoneses (Luna, Bernesga, Porma). «Los 43 ejemplares de olmos han sido donados por la Subdirección General de Desarrollo Rural, Innovación y Política Forestal, organismo perteneciente al Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación», resalta Miguel Ángel. Asimismo, apunta que las otras especies empleadas han sido el aliso, fresno de montaña, chopo autóctono.

olmos2

Una de las parcelas antes de plantar los olmos. DL

«El olmo ciliado (Ulmus laevis) es una especie que no se encuentra recogida dentro del catálogo de Flora Española, pese a existir estudios genéticos que corroboran el carácter autóctono de este árbol. Estos estudios demuestran que habitaba en nuestro país desde las glaciaciones del Pleistoceno», detalla Miguel Ángel; a la par que afirma que «esta especie se encuentra en peligro crítico de extinción, por lo que se recomienda la protección de sus poblaciones naturales, así como actuaciones de restauración hidrológico-forestales que favorezcan la expansión de la especie y, de hecho, en la provincia de León se encuentra una de las mejores poblaciones de olmo ciliado en nuestro país, en concreto en el río Luna, situada bajo el embalse de Barrios de Luna».

LMOS4

Estado actual de la parcela con los olmos plantados. DL

En la actualidad, se han terminado los trabajos en dos parcelas (de 0,28 y 0,48 hectáreas respectivamente) de las tres previstas en el proyecto. Además, en la parcela de menor tamaño Miguel Ángel está realizando un estudio en colaboración con el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación sobre la adaptación y crecimientos de los cuatro genotipos de Ulmus minor para analizar su adaptación al ambiente local. Los clones implantados han sido: Ademuz, Dehesa de Amaniel, Dehesa de la Villa y Retiro.

Los resultados después del primer periodo vegetativo incluyen un 0% de marras y un crecimiento medio de los olmos de 82 cm. «Estos valores demuestran la excelente adaptación de la planta», concluye Miguel Ángel.

Un luchador incansable por la flora autóctona