domingo 15.09.2019
rioseco de tapia

Una manada de lobos ataca a un rebaño de cien cabras y causa la muerte de ocho

El ganado, que estaba custodiado por dos perros mastín, pastaba en el monte.

Aunque en el municipio de Rioseco de Tapia no es muy frecuente la presencia de lobos, su proximidad con el monte de la Magdalena hace que el otoño empuje a estos animales, que empiezan a buscar presas fáciles para sus crías, se acerquen a esta zona. Eso fue lo que pasó en la noche del pasado lunes, cuando una manada de lobos, en principio una hembra adulta y varios cachorros, irrumpieran en un rebaño de aproximadamente cien cabras que pastaban por los montes de Rioseco de Tapia. El resultado de este ataque fue de ocho animales muertos, una decena de desaparecidos y dos heridos de gravedad, por lo que el número de cabezas afectadas puede superar la veintena, ya que muchas de ellas estaban preñadas. «Las que han sobrevivido al ataque y han resultado heridas seguro que en las próximas horas se mueren porque son lesiones muy graves, de dificil curación», explica Miguel, el ganadero propietario del rebaño, con un profundo disgusto por lo sucedido.

El día de ayer fue especialmente duro para este ganadero. «Tenemos a las cabras muertas en un camión, después de pasarnos todo el día por el monte siguiendo el rastro de los buitres para localizar los cadáveres desperdigados por el monte», asegura.

Lo que sí está claro es que la presencia de dos perros mastines custodiando el rebaño ha podido evitar una desgracia mayor.

Desprotegidos

Este ganadero se lamenta de las desprotección en la que se encuentran ante este tipo de ataques. «Además del precio al que se cotizan las cabras de carne como estas, que se venden a precios de hace treinta años, encima nos pasa esto», se lamenta el ganadero que no tiene un seguro con el que poder percibir indemnización alguna por las cabezas finadas.

Aunque en la zona de Rioseco de Tapia no es muy frecuente la presencia de lobos, el año pasado también hubo un ataque grave en la localidad de Benllera, próxima a la Magdalena, en la que murieron seis ovejas en una ataque de similares características.

Aunque en esa zona sí se realizan batidas de jabalíes o corzos, por el momento no se ha realizado ninguna de lobos, por lo que la amenaza de nuevos ataques está muy presente entre los ganaderos de la zona que reclaman medidas para proteger a sus ganaderías.

Una manada de lobos ataca a un rebaño de cien cabras y causa la muerte de ocho