domingo. 03.07.2022

Villablino está metido de lleno en la zona osera, por lo que sus habitantes están acostumbrados a convivir con esta especie. Recientemente se ha descubierto, durante varias noches, a un macho que encontró una fuente de alimento en los contenedores de un supermercado. El mismo oso, u otro diferente, ha sido grabado paseando por las calles del pueblo, sin asustarse por la presencia de humanos. El alcalde de la capital lacianiega, Mario Rivas, es consciente de que la divulgación de videos en los medios y redes sociales pueden crear una imagen exagerada del panorama, pero no niega que las visitas del oso han aumentado en los últimos años, lo que causa incomodidad en la zona. Desde el Ayuntamiento piden a la Junta que actúe. «La primera vez no se puede predecir, pero si un día hay un oso, al día siguiente hay que actuar», afirma Rivas ante la lentitud de la Administración, que favorece que los oseznos crezcan sin miedo a la gente y se adentren en los pueblos sin recelo.

En el pueblo se llevan a cabo medidas para evitar las apariciones del animal, como la recogida selectiva de basuras en las zonas en las que puede merodear, pero poco más pueden hacer, ya que, según el alcalde, no tienen competencia para tomar medidas mayores. Considera que es necesario concienciar a la población, tanto de Laciana como de Luna y Riaño, de que el número de osos crece y hay que aprender a vivir con ellos, siempre y cuando se actúe para que el oso viva en su hábitat. También ve necesario que se escuche a los especialistas, así como a los afectados. «Se está creando mala imagen de los ganaderos y hay que recordar que su profesión es muy importante», sentencia el regidor, que apuesta por un equilibrio entre los pros y los contras del oso.

Mario Rivas: «Las redes sociales crean alarmismo, pero sí que bajan más osos»
Comentarios