viernes 21/1/22

Más de 420.000 € para convertir el Pozo María en el archivo histórico de las familias mineras

La Junta adquirió el año pasado al administrador concursal de CMC el castillete y los edificios aledaños por 70.000 €
                      Las instalaciones cerraron en septiembre de 2000, un año después del histórico encierro de cinco hombres durante 65 días. JESÚS F. SALVADORES
Las instalaciones cerraron en septiembre de 2000, un año después del histórico encierro de cinco hombres durante 65 días. JESÚS F. SALVADORES

El Consejo de Gobierno autorizó ayer la concesión de una aportación de 420.000 euros a la Fundación Patrimonio Natural para financiar el proyecto de rehabilitación del Pozo María para Archivo Histórico de las Familias Mineras en la pedanía lacianiega de Caboalles de Abajo, con el objetivo de convertir el enclave en un centro cultural y educativo que rinda homenaje a los trabajadores mineros y a sus familias. Contará con las mejores condiciones para su visita con base en los principios de sostenibilidad y accesibilidad, según explican desde la administración autonómica.

En este sentido afirman que los edificios e instalaciones de la mina Pozo María «constituyen un excelente ejemplo de la arquitectura industrial–minera de la primera mitad del siglo XX» sobre todo en lo que se refiere al castillete y las tolvas, que se ha convertido en «un símbolo de identidad de toda la comarca de Laciana»

La Fundación Patrimonio Natural, dependiente de la Consejería de Fomento y Medio Ambiente, creará, con la aportación dineraria aprobada un nuevo equipamiento público, cultural y educativo que «rinda homenaje a los trabajadores mineros y a sus familias» explican, a la vez que recuerdan que se ocupará de la adjudicación de las obras y la contratación del equipo técnico que se encargará de la dirección técnica, de la inspección y de la coordinación de la seguridad y salud.

Cabe recordar que la Junta adquirió estas antiguas instalaciones mineras el año pasado tras el acuerdo alcanzado entre la administración autonómica y los administradores concursales de Coto Minero Cantábrico (CMC) para hacerse cargo del castille y los edificios aledaños por un importe de 70.000 euros, junto con un proyecto de adecuación y de recursos de interpretación de más de 100.000 euros. Un anunció de compra que realizó el propio consejero de Fomento y Medio Ambiente, Juan Carlos Suárez-Quiñones, en las citadas instalaciones, quien mostraba su «satisfacción por que la Junta de Castilla y León pueda conservar este símbolo del patrimonio cultural y minero de esta cuenca de Laciana, y a partir de ahora tenemos un nuevo reto, convertirlo en una infraestructura que mantenga la memoria de la minería del Valle y contribuya a atraer actividad turística y económica» explicaba en ese momento.

El pasado mes de mayo, la corporación municipal de Villablio celebró un pleno extraordinario Será hoy en otra sesión donde se aprobó la adhesión de un acuerdo entre el consistorio y la Fudnación Patrimonio Natural, en el que se acordaba la creación del centro y se le dotará de cobertura presupuestaria para los años 2022, 2023 y 2024, en régimen de cofinanciación. La inversión para completar el proyecto ascenderá a 1,5 millones de euros.

El grupo María se empezó a explotar a principios del siglo XX de la mano de Gorgonio Torre —lo llamó así en honor a su madre—. Tras unos años de trabajo, el grupo se arrendó en 1918 a una compañía inglesa, Antracitas Jersiana, que explotaron el yacimiento mediante un pozo plano. En 1920, G. Torre vendió la mina a la Minero Siderúrgica de Ponferrada (MSP).

El pozo vertical y el castillete, similar a los construidos por Duro Felguera en Asturias, fueron puestos en servicio hacia 1952.

Dos hechos marcan la historia de este emblemático pozo y, por ende, la de la minería de Laciana. Por un lado, el accidente ocurrido el 17 de octubre de 1979 en el que perdieron la vida diez mineros; y, por otro, la Marcha Negra de 1992 que se inició para evitar el cierre de este grupo minero, que se consumó finalmente el 27 de septiembre del año 2000. Un año antes del cierre, el Pozo María fue escenario de uno de los encierros más largos de la minería, concretamente 5 hombres estuvieron 65 días .

Más de 420.000 € para convertir el Pozo María en el archivo histórico de las familias...