jueves 09.07.2020
La Bañeza

Más del 50% de los aparatos eléctricos no se reciclan en plantas autorizadas

Reciclalia impartió ayer formación a 200 vendedores de electrodomésticos
Más del 50% de los aparatos eléctricos no se reciclan en plantas autorizadas

Más de cinco años después de la entrada en vigor del Real Decreto 208/2005, que obliga a un tratamiento específico de los aparatos eléctricos y electrónicos (Raee), en España «se producen aún prácticas que no son conformes a la norma, que son históricas y considera estos residuos una chatarra» hasta el punto de que la piratería en su gestión tras su vida útil suponen en España que se dejen de tratar en las debidas condiciones «entre un 50 y un 60% del total de los Raee», según explicó ayer en La Bañeza el director general de la Fundación Ecolec, José Ramón Carbajosa. La Asociación Nacional de Fabricantes de electrodomésticos de Línea Blanca (Anfel) y la Asociación Española de Fabricantes de Pequeño electrodoméstico (Fape) crearon Ecolec para fomentar las buenas prácticas en el reciclaje de los residuos de aparatos eléctricos y electrónicos (Raee).

Carbajosa participó en una jornada dirigida a unos 200 vendedores de electrodomésticos de Castilla y León, Asturias y Galicia, que visitaron la planta de gestión de Raee Reciclalia (del grupo Fundosa), con la finalidad de que conozcan el proceso de descontaminación y recuperación a los que se somete a los electrodomésticos.

Carbajosa explicó que Ecolec colabora con la Junta de Castilla y León y otras administraciones españolas con el fin de eliminar un tratamiento inadecuado de los aparatos eléctricos y electrónicos, que, en ocasiones, se achatarran sin tener en cuenta las sustancias nocivas que puedan contener (CFC en los frigoríficos o fósforo en las pantallas de televisión). El directivo de Ecolec señaló que en la Unión Europea «un 40% largo del total no se procesa» y subrayó que el tratamiento no adecuado de los aparatos «lo paga el consumidor».

El director general de Fundación señaló que en Castilla y León existe sobrecapacidad de factorías de tratamiento de Raee, si bien «se trataría de una pequeña sobrecapacidad si recibieran todos» los aparatos que han terminado su vida útil. Además «existen zonas que no tienen instalaciones y las plantas de la comunidad podrían absorberlas. Pero al no existir ese volumen de residuos, nos encontramos con que las plantas no funcionan al rendimiento para el que están diseñadas» ante el tratamiento de residuos en gestores no autorizados. La consecuencia, explicó Carbajosa, es «un coste más elevado de tratamiento, con el consiguiente perjuicio para el consumidor, que es el que lo paga en el electrodoméstico nuevo. El coste de tratamiento va en función del volumen: si se hace la mitad, el coste por unidad es muchísimo más bajo». El director de Ecolec señaló que las plantas de tratamiento de Raee de España «disponen de mejor tecnología» que la de otros países, pese a lo cual, el coste de tratamiento «es mayor en España que en Alemania» y señaló que se da el caso de aparatos que llegan al gestor autorizado después de que se les desmontaran piezas importantes «por el valor del cobre que llevan».

La plantilla crece. En cuanto a Reciclalia, la planta de Fundosa en La Bañeza, ampliará el número de empleados de 32 a 38 el 1 de abril. En la actualidad, el 87% de los trabajadores sufre alguna discapacidad y, con las nuevas incorporaciones, el ratio subirá al 90%.

Más del 50% de los aparatos eléctricos no se reciclan en plantas autorizadas