viernes 25/9/20

Un matrimonio amigo de la mujer la convenció para que denunciara

Un dato más, «que aligera el testimonio de la denunciante de cualquier clase de insidia contra el acusado», viene dado por el hecho de que, en realidad, la iniciativa de denunciar los hechos no partió de ella, sino de un allegado familiar indirecto y su pareja según manifestaron al declarar como testigos en el plenario, una vez que hallaron a la muchacha en las inmediaciones de la estación de tren de Sahagún, y no obstante insistirles ella para que la llevaran a casa, la condujeron al cuartel de la Guardia Civil de Sahagún.

Declaró en tal sentido una testigo, fue cosa suya, de ella y de su marido, el llevar a la víctima a denunciar los hechos y que ella les dijo que la llevaran a casa pero que el matrimonio decidió llevarla al Cuartel de la Guardia Civil.

La defensa del acusado alegó la inexistencia de restos biológicos en el cuerpo de la víctima. «Sin embargo, que no se hayan hallado esa clase de vestigios tampoco resta fuerza como prueba de cargo al testimonio de la denunciante, pues tratándose en ambos casos de contactos llevados a cabo en esas zonas (genital, botón y cremallera del pantalón de la joven) por el acusado con sus manos o, mejor, con la piel de estas es posible que hubieran tenido lugar aquella clase de contactos y, sin embargo, no dejaran restos de ADN o de perfil genético del acusado», según reza la sentencia.

Un matrimonio amigo de la mujer la convenció para que denunciara