domingo. 14.08.2022

La vuelta al carbón en Europa para compensar la generación eléctrica con gas debido a la guerra de Ucrania es un hecho al que cada vez se suman más países. En España hay tres centrales térmicas en funcionamiento, ninguna de ellas en León, que están en pleno proceso de desmantelamiento. Tampoco León cuenta ya con minas de carbón abiertas, pese a que en la actualidad media Europa busca la importación del mineral para garantizar sus reservas. Después de que Alemania anunciara que «para reducir el consumo de gas, se debe usar menos para generar electricidad. En su lugar, habrá que utilizar más las centrales eléctricas de carbón», en palabras de Robert Habeck, vicecanciller alemán, ministro de Economía y Protección Climática y uno de los principales representantes de Los Verdes, Italia, Austria y Países Bajos plantean la misma senda que los vecinos germanos. Asimismo, el Gobierno francés ha incluido esta pista en el futuro proyecto de ley sobre el poder adquisitivo, según la emisora RTL, con el objetivo de garantizar el suministro eléctrico del país el próximo invierno.

De esta forma, Francia volvería a superar el umbral máximo de 700 horas anuales de funcionamiento de centrales de carbón en su suelo, mientras se agotan los suministros rusos y casi la mitad de las centrales nucleares del país siguen paradas por reparaciones o corrosión.

El texto, que debe ser presentado a principios de julio en Consejo de Ministros, señala que el suministro de electricidad en Francia en el invierno 2022 estará bajo «una dura vigilancia».

El ministerio de Transición Energética confirmó este domingo este plan pero aseguró que los volúmenes de producción de carbón serán bajos. «En cualquier caso, representaría menos del 1 % de la electricidad producida se generaría con carbón», insiste el ministerio, defendiendo que no se utilizará carbón ruso.

Esta decisión se contempló ya en el cierre de la central, el pasado 31 de marzo, para casos puntuales en los que fuera necesario reforzar la electricidad. En caso de necesidad, la industria recuperaría a sus antiguos empleados.

Media Europa sigue la senda de Alemania para recuperar el carbón
Comentarios